Los problemas con el rosa. Aviñón 2021



Le problème avec le rose. Texto de Érika Tremblay y coreografía de Christophe Garcia.

Visto en el teatro el nuevo Grenier, que se ha convertido en el centro de las obras de compañías con alguna relación con la Loire. Como Occitania con el circo pero en danza y teatro.


En esta obra de coproducción entre Francia y Canadá, la politización de todo está desde que tomamos el panfleto, donde pone: Una coproducción Francia-Québec, la región de Canadá. Pero como ya conocemos la canción y el poder estratégico de las palabras y su equiparación a otras de estatus más alto intencionadamente, pues corremos un rosa velo y nos metemos de lleno en la obra.

La obra también tiene una temática política muy pronunciada, excesivamente quizás, con la comparación del color rosa con las mujeres, y la no aceptación del rosa por los hombres. Los hombres, en esta obra, son brutos desde el momento que alguien (los políticos presuntamente) les dice que los hombres son brutos y no aman el color rosa. La única chica del grupo se siente marginada del grupo, compuesto por otros 3 hombres. El que lleva la voz cantante y autoproclamado jefe, se quita hasta los calcetines rosas porque él no es una niña. Sin saber muy bien por que, todos llegan a la conclusión que el rosa es bonito y vuelven a sus inicios felices, poniéndose los calcetines rosas de nuevo, como si no hubiera pasado nada.

Una obra donde la danza es importante, pero no principal, lamentablemente por la gran calidad de los artistas. Hay mucho discurso político vacío, difícil de entender y de enlazar con un color y con una forma de ser. Una obra anticuada, casposa, que llega tarde, donde nadie discute si el rosa es un color de chicos o chicas, y que parece haber equivocado la forma de tratar un tema que de otra forma hubiera llegado al espectador. De esta forma no tenemos ni mensaje, ni disfrute de la danza. Parece más bien un invento para conseguir las subvenciones de la parte del ministerio francés que quiere resaltar la lengua francesa en Canadá, y de la región de Quebec, que quiere exportar su cultura, en este caso con carga política.

Opinión: 2/5





Entradas populares de este blog

Cantillon, la legendaria cervecería de Bruselas

MONASTERIO SANTA CATALINA. Arequipa, Perú

Parque Arqueológico de Pompeya