Misericordia. Aviñón 2021


La obra de Emma Dante con producción de Milán y Palermo, se pudo ver en el IN en el Gimnasio del liceo Mistral.

Aunque está mal dicho lo de IN, queriendo decir en el festival de Aviñón, para diferenciar claramente entre las dos organizaciones, como hacen ellas mismas, denominaremos IN al oficial (unos 50 espectáculos), y OFF al resto (1070 espectáculos).

Misericordia trata, como el propio festival define: En su miserable casa, que abandonan cada tarde para vender sus cuerpos, Bettina, Nuzza y Anna cuidan de Arturo, un niño retrasado al que han acogido bajo sus alas. Es una vida difícil, en la que cada gesto cotidiano es una lucha y en la que todos pasan de los estallidos de voz a las carcajadas, de la ternura a la rabia y de las labores de aguja a la acera. Sin embargo, sí se aman y Arturo, está creciendo, y la inconstante armonía de su desequilibrio ya no parece ser suficiente... Mezclando dulzura y brutalidad, humor y gravedad, Emma Dante explora el tema de la maternidad. La historia de una familia indigente y atípica unida tanto por la miseria como por un gran corazón: Misericordia. En un escenario casi desnudo, realiza un triple retrato de mujeres cuyas duras palabras responden al silencio de Arturo, interpretado en escena por la bailarina Simone Zambelli. De este modo, ofrece un homenaje a las mujeres y a las madres. "Para mí, son tres Parcas, tres seres mitológicos que consiguen obrar milagros a través del amor y la resistencia."


Una obra dentro del hiperrealismo característico de Italia, no solo en su cine, sino también en la puesta en escena de esta obra descarnada. El papel de Arturo, interpretado por  Simone Zambelli, es algo espectacular, cuya interpretación recompensa los 30 grados de Aviñón y las gotas de sudor como melones. Llegamos a empatizar con este personaje que no habla, simplemente baile y se mueve de forma compulsiva, pero que misteriosamente llegamos a comprender. Una magistral actuación, con una dirección no menos formidable que nos hace pasar un momento entre amargo y delicioso. Si bien le falta un poco de dinamismo para no perder nunca el hilo conductor de la historia, cuando las mujeres se quedan en ropa interior y bailan, el espectador no sabe muy bien qué significa. Pero por otro lado, la obra no tiene un objetivo fijo, sino más bien transmitir una sensación de miseria y misericordia que consigue plenamente.

Opinión 3,7/5





Entradas populares de este blog

Cantillon, la legendaria cervecería de Bruselas

MONASTERIO SANTA CATALINA. Arequipa, Perú

Parque Arqueológico de Pompeya