Autoworld Museum, Bruselas



El museo Autoworld de Bruselas es uno de los más grandes del mundo sobre vehículos de todas las épocas.

Su angar es impresionante, se encuentra aquí ocupando una de las alas del palacio que se encuentra en el parque del cincuentenario de la capital europea, no muy lejos del consejo y el parlamento europeo. 

Las fotos no estan organizadas forzosamente respecto a las colecciones y a los modelos de los que se hablan.


La colección Mahy

Autoworld se construyó a partir de la extensa y bien conservada colección de coches de la familia Mahy, una de las mayores del mundo. 

El fundador Ghislain Mahy (1907-1999) fue un apasionado de la mecánica desde muy joven y llegó a restaurar decenas de coches a lo largo de su vida. Junto con sus hijos Hans e Ivan, formó una colección de unos 1000 vehículos, entre los que se encuentran muchas marcas belgas como Minerva, Germain, FN, Imperia, Fondu, Vivinus, Nagant, Belga-Rise y Miesse. Cuando se creó el museo Autoworld en 1986, incorporó 200 automóviles de la colección Mahy. 



La inauguración en 1986

Si bien la pasión y la colección de la familia Mahy constituyen el corazón del museo, fueron la dedicación y la perseverancia del difunto rey Alberto II, del ministro Louis Olivier y de Herman De Croo las que hicieron que Autoworld cobrara vida oficialmente en 1986. La majestuosa explanada, el arco del triunfo y las columnatas del Parque del Cincuentenario resultaron ser el lugar ideal para el tesoro de la historia del automóvil. El objetivo principal de Autoworld era y sigue siendo mostrar décadas de evolución en tecnología, confort, seguridad y medio ambiente.


Una nueva dinámica

A lo largo de los últimos años, y especialmente desde 2010, el museo ha experimentado numerosos cambios y mejoras continuas a través de la creación de nuevas zonas como Deporte y Competición (2012), Bélgica en Autoworld (2014), los modernos y auténticos talleres (2015), la Sala de Medios (2017) y la recreación del primer salón del automóvil de Bruselas de 1902 (2019).

Cada dos años se organiza una prestigiosa exposición en la Mezzanine, un acontecimiento que siempre atrae a un amplio público a Autoworld. A lo largo del año se celebran muchas exposiciones menores y temporales y eventos relacionados con el automóvil, muy apreciados por nuestros fieles visitantes. 


Zonas

Deporte y Competición

La zona Sport & Competition trata sobre el mundo de los circuitos de carreras y del deporte automovilístico, donde los motores de los monoplazas, los F1, los GT y los coches de rally compiten para captar la atención del visitante. Más de 20 vehículos de competición se presentan en una original y dinámica puesta en escena (con una curva elevada, horario de salida, antiguos paddocks y zona dedicada a Michel Vaillant), completada con fotografías antiguas, películas y pantallas informativas.

Esta zona es dinámica, lo que significa que a menudo se pueden ver vehículos recién expuestos. Esto permite a los propietarios que han prestado sus coches a Autoworld seguir participando en rallyes, competiciones y carreras históricas.  





Salón 1910

 El excepcional edificio donde se encuentra Autoworld desde hace más de 30 años fue el lugar donde se celebraron las primeras ferias de coches y motos desde 1902 hasta 1934. Los salones de los museos del automóvil y de la aviación estaban conectados en aquella época.   

Los coches se encargaban y se hacían a medida. Los futuros propietarios compraban el chasis a una marca de automóviles y, posteriormente, se fabricaba la carrocería a medida.

Todo esto y más en el Salón 1919, una zona de nada menos que 1000m2. La sala de exposiciones didáctica cuenta con multitud de fotografías ampliadas, vídeos antiguos y unos 30 coches originales que se vendían en los Salones a principios del siglo XX.


Estados Unidos

En la parte trasera del museo, está la zona de Estados Unidos. En una decoración que traslada al visitante a los años cincuenta y setenta, los coches y motos de ensueño americanos son los protagonistas. 

Los años 60 son conocidos como los años de la protesta: por primera vez hay una cultura juvenil que se rebela contra la sociedad y la autoridad paterna. Es la década del flower power, los hippies, los happenings y la música beat. Los valores de liberación, democratización, resistencia y desarrollo se traducen también en los vehículos.


Talleres

Autoworld organiza regularmente talleres abiertos en torno a temas específicos. Para garantizar la autenticidad y la calidad de estos talleres, se han construido dos estudios de coches en el museo. Uno de los estudios es una recreación del taller de Ghislain Mahy; el otro es un taller moderno con un puente en pleno funcionamiento y todos los materiales que se utilizan en los talleres de hoy en día. Encima de los estudios podrás ver claramente expuestos microcoches y modelos populares.



Bélgica en Autoworld

La zona Bélgica en Autoworld está dedicada al patrimonio automovilístico belga y a sus numerosos vehículos en la colección del museo. Una veintena de vehículos expuestos y una amplia iconografía. En definitiva, se descubrirá todo lo que hace de Bélgica un país excepcional en el panorama automovilístico de ayer y de hoy.


Zona de dibujos animados - Michel Vaillant

La Zona Cartoon se crea un mundo donde la realidad se encuentra con los cómics, con Michel Vaillant (de los dibujantes franceses Jean & Philippe Graton) como protagonista. La zona se ha diseñado como un paddock en el que los visitantes de todas las generaciones pueden tomar asiento y fotografiarse en un coche de carreras de F1 Vaillant. Innumerables fotografías y reproducciones gráficas de los cómics de Jean & Philippe Graton muestran la historia de la obra de Vaillant y de la competición de carreras. 


Colección Thiry

Marcel Thiry (1930-2017) significó para las motos lo que Ghislain Mahy para los coches. Como mecánico de Habay (en la provincia de Luxemburgo), Marcel Thiry recogía los restos de motocicletas y los restauraba con mucha paciencia y dedicación. Autoworld ha recreado un atelier de la época de la Belle Epoque donde se exponen algunos de los mejores vehículos de la colección de Thiry. También se encontrarán otras motocicletas belgas y extranjeras en otros lugares del museo.



Carruajes

El carruaje fue el precursor del coche moderno, por lo que tiene una rica historia. Por lo general, los carroceros tomaban como base un chasis rodante, sobre el que luego construían la carrocería elegida por el cliente. ¿El resultado? Un "carruaje sin caballos". En 1991, Autoworld creó una exposición dedicada a los carruajes, con vehículos que pertenecen a las colecciones del Museo Real de Historia y Arte. La pieza más destacada fue el "Galakoets", el coche de Estado utilizado por Napoleón III para su boda con Eugenia de Montigeot.




Sala de prensa

La Sala de Medios es el lugar ideal para tomar asiento, relajarse y disfrutar de una película sobre la historia y las exposiciones de Autoworld. Además de destacar la historia del automóvil y de Autoworld, también se proyectan vídeos cortos sobre temas relacionados con las exposiciones, por lo que la oferta cambia regularmente. Con su enorme pantalla y su zona de asientos para hasta 30 personas, la Sala de Medios ofrece una auténtica experiencia cinematográfica en cuatro idiomas (inglés, holandés, francés y español). 




La exposición actual hasta el 23 de enero 2022 se titula : "Supercar Story" o "Historia de los Supercoches"

Los supercoches expuestos en Autoword

De la cuarentena de vehículos que se exponen, se destacan en primer lugar los de los principales socios de la exposición.


Lamborghini Miura

Cuando Ferruccio Lamborghini empezó a navegar bajo su propia bandera, soñaba con máquinas GT cómodas y tan bien pensadas que uno quisiera conducirlas sin parar. Como tal, no eran superdeportivos. Esto hasta que, a espaldas de Ferruccio, el astuto ingeniero Gianpaolo Dallara diseñó un chasis revolucionario con un impresionante motor V12 trasero. Tras la revelación de esta base técnica en el Salón del Automóvil de Turín en el 65, las reacciones fueron tan entusiastas que Lamborghini se vio obligada a asumir el proyecto. Un año después, Bertone había preparado una carrocería tan fina que el coche ya era una leyenda. Fue el deportivo más rápido de su época y el primer Lamborghini recibió el nombre de una conocida raza de toros.


Ferrari

Lo que empezó con el F40 y luego siguió con el F50 y el Enzo, finalmente culminó con el irreal Ferrari, un coche que desde cada fibra rezuma lo que realmente representa Ferrari y lo bautizaron con el nombre un tanto enrevesado de Ferrari. Al igual que el Porsche 918 y el McLaren P1, el Ferrari recurre a la tecnología híbrida: aquí el V12 en combinación con el motor eléctrico desarrollan 963 CV. Este coche es un hito en más de un aspecto. Para desgracia de Pininfarina, el antiguo proveedor de las casas reales, se trata del primer Ferrari diseñado íntegramente en la empresa. Siguiendo la tradición de Ferrari, siempre construyen uno menos de los que creen que pueden vender. En este caso 499 unidades, que salieron literalmente volando por la puerta a un millón de euros cada una. Más fuerte aún: sólo los clientes más fieles podían "recibir" uno.


Porsche 959

En el momento de su creación, el 959 era un coche revolucionario, una maravilla de la tecnología concentrada impulsada por un pequeño motor de seis cilindros twinturbo de 450 CV (menos de tres litros) con cuatro válvulas por cilindro. Su desarrollo llevó mucho tiempo y no se entregó hasta 1987. Se presentó entonces como una muestra del magnífico saber hacer de la marca. No se utilizó en competición hasta el rally París-Dakar, en el que tuvo éxito. El 959 sirvió de punto de partida para las versiones 4x4 del 911.


McLaren P1

Junto con Williams, Lotus y Cooper, McLaren fue uno de los muchos "propietarios de garajes", como afirmaba gustosamente Enzo Ferrari, que buscaban denigrar a los equipos de carreras ingleses. La mayoría de las veces se trataba de equipos amateurs que jugueteaban con los coches de carreras en talleres desaliñados mientras luchaban por llegar al mundo de la Fórmula 1. 

McLaren siempre destacó por encima de los demás gracias a Ron Dennis, el director general extremadamente genial. Después de que su equipo dominara por completo la Fórmula 1 en los años 80, quiso ir un paso más allá construyendo el deportivo definitivo para la carretera abierta. Así fue el F1, con un V12 de BMW, tres asientos y un volante central, todo ello desarrollado por el ingeniero jefe Gordon Murray y diseñado por Peter Stevens. En los años 90 era, con diferencia, el más rápido que el dinero -una enorme cantidad de dinero- podía comprar. Sin embargo, los 107 compradores hicieron el negocio de su vida, porque hoy un F1 así vale varios millones. Rowan -Mister Bean- Atkinson es uno de los afortunados.


Bugatti Veyron

En el año 2000, el prototipo Bugatti Veyron, diseñado por Hartmut Warkuss y su equipo de diseñadores, se presentó en los salones del automóvil de Detroit, Ginebra y París. Lleva el nombre de uno de los mejores pilotos de la preguerra, que, junto con Jean-Pierre Wimille, consiguió la última victoria de Bugatti en las 24 horas de Le Mans en 1939. Tras cinco años de desarrollo, la producción del Veyron comienza en Molsheim en el nuevo "Atelier", levantado muy cerca del castillo de Saint Jean.

Este deportivo es el coche de carretera más rápido del mundo. Unos ochenta Veyron 16.4, construidos según el espíritu de la marca -arte, forma y técnica- se fabrican cada año en la sede original de Bugatti, donde la mayoría de los propietarios vienen a recoger sus coches en persona... como en los tiempos de Ettore.










Además, el visitante se encontrará con una treintena de otros modelos. Entre ellos, obviamente, un Mercedes 300SL Gullwing, un Aston Martin One77, un BMW M1, un Ford GT40, un Jaguar XJ220, un Lexus LFA, un Honda NSX y muchos más.


Si se quiere tener una idea previa antes de ir al museo se puede ver la visita virtual que hay en este link.





Fuente: https://www.autoworld.be/fr/

Entradas populares de este blog

Cantillon, la legendaria cervecería de Bruselas

MONASTERIO SANTA CATALINA. Arequipa, Perú

Parque Arqueológico de Pompeya