Fallas Valencia 2022


Las Fallas de Valencia son desconocidas incluso para los españoles. Uno no llega a saber como funciona más allá de que son esculturas que terminan quemadas. Pero ni siquiera esta afirmación es cierta, ya que no todo termina quemado, el "ninot" se salva y queda guardado en un muséo con los ganadores de otros años.


Ninot indultado en 2022


Las Fallas tienen un concurso por categorías, estas categorias se diferencian por el dinero o presupuesto de cada una de ellas, un suponer podría ser más de 100.000 euros, las cuales son las que están en primera categoría, y así sucesivamente hacia abajo.


 

 

 



La gente se reúne en estas Fallas con una cotización que puede llegar a unos 20 euros al mes, con lo que durante la semana de Fallas se reunen en torno a la escultura y comen juntos en las casetas. La ofrenda de flores es el momento en el que se lleva un ramo de flores para ir vistiendo el mantón de la virgen. Más una acción social que religiosa, pero con ese transfondo religioso que viene desde hace muchos años.


 

 

 

 

 

 

 


El origen de la fiesta de las Fallas se remonta a la antigua tradición de los carpinteros de la ciudad, que en vísperas de la fiesta de su patrón, San José, quemaban frente a sus talleres, en las calles y plazas públicas, los trastos viejos e inservibles junto con los artilugios de madera que empleaban para elevar los candiles que les iluminaban mientras trabajaban en los meses de invierno. Por ese motivo, el día de la cremà (momento en el que arden los monumentos falleros) siempre coincide con el día 19, Festividad de San José.


 

 

 



    En el siglo XVIII, las Fallas se reducían a piras de materiales combustibles que recibían el nombre de Fallas y quemaban al anochecer de la víspera de San José.

    Estas Fallas fueron evolucionando y cargándose de sentido crítico e irónico, mostrándose sobre todo en los monumentos falleros escenas que reproducían hechos sociales censurables y crítica social siempre con sentido del humor.

    Sobre 1870 se persiguió duramente los festejos populares como el Carnaval y las Fallas. Esta presión provocó que en 1885 surgiera un movimiento en defensa de las tradiciones típicas, otorgando la revista "La Traca" premios a los mejores monumentos falleros. Este hecho provocó la competición entre los vecinos y dio lugar al nacimiento de la falla artística, donde no desaparecía la crítica, pero predominaba la preocupación estética.

    En 1901, el propio Ayuntamiento de Valencia, otorgó los primeros premios municipales a las mejores Fallas. Este fue el comienzo de la unión entre el pueblo y el poder político, evolucionando con pasos agigantados esta fiesta popular en número, estructura y organización.


 

 

 





Fuente: http://www.fallasvalencia.es/

Entradas populares de este blog

Cantillon, la legendaria cervecería de Bruselas

MONASTERIO SANTA CATALINA. Arequipa, Perú

Parque Arqueológico de Pompeya