Museo de la Piel. Ubrique (Andalucía)



El museo de la Piel de Ubrique (Cádiz) se encuentra aquí, dentro del convento de Capuchinos.

Su horario y precio son estos.

La entrada incluye un guía que lleva al público por las distintas estancias del convento, explicando la historia del edifició, la importancia de Ubrique en el mundo de la piel, y la fabrícación y tratamiento de este producto.



Los fondos los componen objetos relacionados con la marroquinería ubriqueña de diversa procedencia: tanto máquinas como herramientas y piezas manufacturadas en Ubrique a lo largo de su historia. El discurso museístico se construye apoyándose en objetos y fenómenos reales así como en los datos contrastados de la documentación consultada y los aportados por nuestros mayores.





Hay una eposición permanente “Manos y Magia en la Piel”. En la entrada se encuentra la recepción, donde se pueden observar las patacabras jubiladas y la cartera más grande del mundo, inscrita en el año 2010 en el Libro Guinness de los Récords.



Después se pasa al claustro, lugar en el que se encuentra maquinaría utilizada durante el proceso de fabricación así como un taller en el que se puede elaborar la pieza más antigua denominada “preciso”. 



Otro atractivo es la importante colección de obras de talla en piel donadas por el ubriqueño Luis Domínguez Rojas.




En la primera planta está la celda en la que habitó el Beato Fray Diego José de Cádiz.

Se puede observar la recreación de una petaquería en la que se pueden encontrar sus diferentes secciones y las herramientas utilizadas en el proceso de manufactura por los cortadores, petaqueros, costureras y repujadores. También se encuentran presentes los viajantes que comercializaban los diferentes artículos.




El espacio expositivo se alterna con una gran colección de bolsos de diferentes épocas y una sección de fotografías de antiguas fábricas de piel y trabajadores del sector.




El preciso

El preciso es una pieza tradicional de los primeros tiempos de la marroquinería ubriqueña. Era una pequeña bolsa de cuero que los arrieros se colgaban de la correa del pantalón y donde se guardaban la yesca, el pedernal y el tabaco. Cuando aparecieron las cerillas, los precisos fueron dejando de fabricarse y poco a poco fueron desapareciendo. En el Museo de la Piel de Ubrique se cuenta con algunos antiguos ejemplares.



Este elemento ha sido rediseñado para facilitar su confección por los niños y reducir al mínimo el número de componentes y materiales. El preciso que se realiza en este Taller de Marroquinería consta de tres patrones: el plato (la pieza más grande que conforma toda la cobertura exterior del artículo), la correa que lo envuelve y el pasador. El proceso de montaje se hace mediante remaches y es muy fácil.

Foto: manosymagiaenlapiel.es

Una iniciativa curiosa es la de llevarse el preciso de viaje y enviar fotos con él al museo que publican las fotos.


La patacabra

La patacabra es esa herramienta absolutamente característica del trabajo de la piel en Ubrique, tallada en madera y con características únicas en cada caso, fruto tanto de su elaboración artesanal como del propio uso, irrepetible, durante largos años en las manos de cada petaquero o artesano de la piel. 

La mayoría de las veces, cada patacabra acompaña a su usuario durante toda o la mayor parte de su vida laboral, de ahí que desde Manos y Magia en la Piel ya hace años que decidieron rendir un homenaje a todos los profesionales del sector que se van jubilando y que voluntariamente vienen a entregar la patacabra que les ha acompañado durante años y años de trabajo. En muchos casos han publicado un pequeño reportaje y reseña biográfica del profesional jubilado, como memoria y reconocimiento a su labor, y agradecimiento por la donación de esta herramienta tan personal.

En los últimos días se ha alcanzado la cifra de 250 Patacabras Jubiladas.



Foto: manosymagiaenlapiel.es




Fuente: http://www.manosymagiaenlapiel.es/

Entradas populares de este blog

Cantillon, la legendaria cervecería de Bruselas

MONASTERIO SANTA CATALINA. Arequipa, Perú

Parque Arqueológico de Pompeya