Museo FC BARCELONA

El museo del FC Barcelona, no es solo un museo del equipo de futbol, es de todos los deportes de engloba, así como una relación paralela a la historia de la ciudad. Se encuentra exactamente aquí. Es una de las atracciones que propone www.barcelonaturisme.com para poder hacer en Barcelona.

Joan Gamper Haessig es un personaje capital en la historia azulgrana. En 1899 fue el principal impulsor de la fundación del FC Barcelona y fue presidente barcelonista en cinco ocasiones (1908-09, 1910-13, 1917-19, 1921-23 y 1924-25), El Barça fue su vida y durante muchos años el Club no pudo concebirse sin su presencia salvadora. Hombre de talante liberal, demócrata y catalanista, su huella marcó la idiosincrasia del FC Barcelona para siempre.

Nacido en Winterthur, en el cantón suizo de Zürich, Joan Gamper creció en una familia acomodada que le permitió estudiar y practicar deporte. Atleta precoz, Gamper practicó con éxito el atletismo, el ciclismo y el fútbol. Jugó en los equipos suizos del FC Basilea, el FC Excelsior de Zürich y el FC Zurich, club, este, que él mismo fundó. A los 19 años se fue a Lyon (Francia) donde practicó el rugby y el fútbol.

En 1898, con tan sólo veinte años, llegó a Barcelona en un viaje para estudiar las posibilidades comerciales de productos coloniales de América y Africa. En Barcelona contacto con jóvenes interesados, como él, en el deporte, Gamper se estableció en el barrio de Sant Gervasi y se relacionaba con sus nuevos amigos en la calle o en el antiguo Velódromo de la Bonanova para jugar a fútbol.

El 22 de octubre de 1899 Gamper publicó un anuncio en el semanario "Los Deportes" en busca de gente para practicar el fútbol de forma organizada. Pocas semanas después, el 29 de noviembre de aquel 1899 doce pioneros fundaron el FC Barcelona en el Gimnàs Solé. Joan Gamper, primer capitán del Barça, fue el líder del equipo hasta 1903, estableciendo una extraordinaria marca de 123 goles en 54 partidos con la camiseta azulgrana.

El 2 de diciembre de 1908 asumió la presidencia del FC Barcelona por primera vez ante el grave peligro de disolución del club, que por aquel entonces tan solo contaba con 38 socios. Gracias a su decisivo impulso, la crisis fue superada con la inauguración, en 1909, del campo de la calle Industria y el aumento del número de socios hasta unos 400 a finales de la década.

En los años diez Gamper lideró el compromiso del Club con el catalanismo. En 1918 el Barça se adhirió a la campaña en pro de la autonomía de Cataluña. En 1914 el fundador del Club había dado apoyo al Comité Olímpico Catalán y en 1920, durante los Juegos Olímpicos de Amberes, viajó con la delegación catalana a Bélgica para hablar con Pierre de Coubertin sobre la reivindicación catalana y la posibilidad de organizar unos juegos en Barcelona.

Gamper fue presidente por cuarta vez entre 1921 y 1923, época marcada por el esplendor deportivo del equipo, con destacadas figuras como Paulino Alcántara y Josep Samitier, y por el proyecto de construir el nuevo estadio de Les Corts, finalmente inaugurado el 20 de mayo de 1922 con un aforo inicial de 22.000 espectadores. El 25 de febrero de 1923 el fundador del Club recibió un magno homenaje en Les Corts tributado por la afición azulgrana y muchos clubes de fútbol catalanes, españoles y extranjeros.

El 1 de junio de 1924 Gamper volvió a ser presidente por quinta y última vez. Por aquel entonces, bajo la dictadura de Primo de Rivera, iniciada en septiembre de 1923 y de carácter marcadamente anticatalanista, el FC Barcelona y Cataluña pasaban por momentos muy complicados. El 24 de junio de 1925, tras una masiva pitada al himno español que tuvo lugar en el estadio de Les Corts, el FC Barcelona fue clausurado por la autoridad militar durante seis meses y Gamper tuvo que dejar la presidencia azulgrana para siempre. Esta circunstancia, unida a los malos resultados de sus negocios particulares en un momento económico desfavorable a finales de la década de los años veinte, lo llevaron a una situación personal difícil. Finalmente, el 30 de julio de 1930 se quitó la vida en su piso de la calle Girona de Barcelona. Su entierro constituyó una impresionante manifestación popular de luto en la calle. Actualmente, el trofeo de verano y la Ciudad Deportiva del FC Barcelona llevan su nombre.

Desde 1899, el FC Barcelona había utilizado el escudo de la ciudad, y ahora se buscaba una identificación más especifica.

El Club convocó un concurso y resultó elegido el formato del escudo que todos conocemos y que, con ligeras variaciones, se ha mantenido hasta la actualidad, obra del jugador barcelonista Carles Comamala.

La insignia explica bien las señas de identidad del Club. Tiene la Cruz de Sant Jordi y las cuatro barras de la Senyera, símbolos de Cataluña; los colores del Club, azul y grana; y un balón en el centro.

En noviembre de 1908, el Club parecía tocar fondo, con 38 socios que estaban a punto de dejarlo. Gamper no dejó morir el Club y por primera vez se convirtió en presidente de la entidad.

Empezaba una nueva etapa en la historia de la entidad, que supuso su consolidación en el panorama futbolístico y social de la ciudad y del pais. Es un proceso en que confluyeron varias circunstancias: en primer lugar, la consolidación como entidad, sobre la base de un constante incremento del número de socios; la reforma de los estatutos, y el primer terreno de juego propio del Club. Paralelamente, sobrevino una etapa de éxitos deportivos y los primeros jugadores reconocidos por la afición, en una fase en que se inicia el profesionalismo del fútbol.

El crecimiento social fue notable. De los 201 socios que había en 1909, se pasó a 2.973 socios en 10 años.

Son unos años en que el Barça sentó unas sólidas bases para definir qué tipo de club de fútbol quería ser, más allá de los sueños de los amigos que lo habían fundado en 1899. Se había puesto en marcha el Club con mayúsculas.

Tras la guerra civil, el FC Barcelona atraviesa momentos de penurias sociales, económicas y deportivas. No tenía jugadores para formar el equipo y una bomba había destruido su sede social. Había que empezar de nuevo.

El nuevo régimen dictatorial recelaba del Barça, al que identificaba como una entidad comprometida con la causa republicana y con el catalanismo.

El campo de Les Corts se reabrió oficialmente en un partido celebrado el 29 de junio de 1939. El partido fue presidido por varias autoridades militares y civiles que en sus discursos proclamaban que el Club dejaba de ser un instrumento del anti españolismo y sería un icono del deporte español bajo el nuevo régimen.

Las obras de construcción del Camp Nou empezaron en 1954 y acabaron tres años más tarde. Se inauguró durante la presidencia de Francesc Miró-Sans, el 24 de septiembre de 1957, fiesta de La Mercè, patrona de Barcelona.

En la inauguración se celebraron actos festivos y un partido contra una selección de jugadores de Varsovia. El Barça obtuvo su primera victoria en el estadio, por 4 a 2. Eulogio Martínez fue el autor del primer gol.

El estadio tenía una capacidad inicial para acoger a 93.053 personas. El coste total del Camp Nou fue de 288.088.143 pesetas.

Hoy en día, el Camp Nou es el estadio con más capacidad de Europa, con espacio para 98.772 espectadores.

En 1953 el FC Barcelona fichó al argentino Alfredo Di Stefano tras llegar a un acuerdo con el River Plate, el club que tenia los derechos legales sobre el jugador. Paralelamente, el Real Madrid negoció con el Millonarios, el equipo en el que jugaba Di Stéfano en ese momento.

Una extraña maniobra federativa con aval franquista resolvió que Di Stéfano jugase alternativamente una temporada en cada club. En desacuerdo con el veredicto, el Barça renunció al jugador.

El Barça de Kubala y el Madrid de Di Stéfano compitieron durante muchos años por la hegemonía del fútbol estatal.

Durante la década de los cincuenta se produce un considerable crecimiento de la masa social en el Club. De los 26.300 socios se pasó a los 52.791, un incremento ligeramente superior al 100%. Hubo varios motivos que causaron este aumento de socios.

La llegada de Ladislao Kubala fue determinante para los éxitos del Barça y se convirtió en el idolo de los barcelonistas. Las victorias del equipo y el mito de Kubala fueron claves para fidelizar a los seguidores. Avanzaba la inserción del Barça en la sociedad catalana.

Por otra parte, a partir de 1951, la incipiente recuperación económica y el hecho de que los aumentos salariales estaban un poco por encima de los indices de inflación, mejoraron el poder adquisitivo de mucha gente. El precio del carné ya suponía un gasto menos oneroso.

El Club necesitaba un estadio más grande. En 1953, el eslogan electoral de Miro-Sans "necesitamos, queremos y tendremos un nuevo campo" fue decisivo para convertirlo en presidente del Barça. La construcción del Camp Nou representó una afirmación de la capacidad modernizadora de la entidad.


En el discurso de toma de posesión del cargo, el 17 de enero de 1968, el presidente del Barça Narcis de Carreras dijo "el Barcelona es algo más que un club de futbol", frase de la que surgiría poco después el lema "el Barça es más que un club".

Su hijo Lluis recuerda que su padre llevaba escrito el discurso-algo que normalmente no hacía-y que la famosa frase había sido redactada a conciencia.

Aunque es imposible que el orador pudiera imaginar el eco posterior y aún vigente de su discurso, es evidente que era consciente de que su contenido era especial.

En 1969, Agusti Montal Costa ganó las elecciones para la presidencia del Club. Su programa insistía en la implicación de los socios, con el compromiso de intentar que todos vieran reflejada su opinión a través del voto. En 1973 Montal fue reelegido presidente. Se había presentado con el eslogan "El Barça es más que un club".

Durante todo su mandato fue un gran defensor de la recuperación del catalanismo y un firme opositor al centralismo futbolístico que ejercían la Federación Española y la Delegación Nacional de Deportes. Gracias a su impulso, el Futbol Club Barcelona fue recuperando todos sus símbolos, empezando por el nombre de la entidad, que había sido castellanizado tras la guerra.

El estallido de corrupción del caso de los oriundos abrió la posibilidad de contratar a jugadores extranjeros. El sueño azulgrana de fichar a Johan Cruyff empezaba a ser posible.


Johan Cruyff es conocido en todo el mundo como uno de los mejores jugadores de la historia y el mejor de su época. Para el Barça, no obstante, Cruyff fue mucho más. Su presencia marcó un antes y un después en las dos etapas que estuvo en el Club, hasta el punto de que actualmente no podríamos entender la historia del Barça sin hablar de su legado.

Como jugador, llegó en una época gris de nuestra historia, pero levantó la autoestima del grupo con éxitos y un carácter ganador. Su influencia traspasó el mundo del fútbol e inspiró a toda una generación.

Como entrenador, introdujo las bases del sistema por el que se conoce al Barça hoy en día, un modelo que extendió a los jugadores de La Masía, de la que fue el gran impulsor.

Abrigo de Johan Cruyff

Podríamos contar los éxitos de Cruyff como entrenador en grandes títulos, entre los que se incluyen las 4 Ligas consecutivas y la ansiada Copa de Europa, la primera de la historia del Club. Su huella eterna, no obstante, trasciende su propia obra, ya que también se encuentra presente en todos los grandes éxitos posteriores. Este es su gran legado.

Johan Cruyff es el máximo exponente de la filosofía futbolística conocida como fútbol total (según el museo del FC Barcelona). En 1999 fue escogido Jugador Europeo del Siglo en una votación celebrada por la IFFHS (Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol).

"El Flaco" llegó al Barça en agosto de 1973 tras haber ganado un Balón de Oro. Con una técnica magistral, una visión de juego inteligente y un carácter luchador y rebelde, revolucionó el equipo de arriba a abajo para darle al Club la primera Liga en 14 años el mismo año de su llegada.

Además, entre otras gestas, orquestó la victoria blaugrana en el inolvidable 0-5 jugado en el Santiago Bernabéu y marcó uno de los goles más espectaculares que se recuerdan en el Camp Nou, con un remate acrobático contra el Atlético de Madrid que le valió recibir el apodo de "el holandés volador".

El FC Barcelona lanza el primer NFT de su historia: una obra de arte digital audiovisual que recrea el legendario momento de Johan Cruyff en el estadio cuando, el 22 de diciembre de 1973, el icónico jugador holandés voló para marcar un gol fundamental contra el portero del Atletico de Madrid Miguel Reina.

Esta obra NFT, rememora el legendario gol de Johan Cruyff en una animación poética de oro fundido y quiere ser la primera de una serie que presentará momentos y personajes emblemáticos del FC Barcelona que agrandan el legado y el patrimonio historico del Club. La colección se enmarca en la clara apuesta estratégica del Club por adoptar la tecnología y la innovación y, al mismo tiempo, crear momentos culturales inolvidables. El 29 de julio de 2022, esta obra fue adquirida por un particular en una subasta pública celebrada en la galería Sotheby's de Nueva York.

En septiembre de 2006, la Generalitat de Catalunya le otorgó la Creu de Sant Jordi.

Tras retirarse como jugador y entrenador, Johan Cruyff creó dos iniciativas socioeducativas.

La Fundación Johan Cruyff, fundada en Barcelona en 1995, ayuda a los niños con más necesidades a través del deporte gracias a sus 3 pilares: los Cruyff Courts, los Patio14 y el Deporte adaptado, un proyecto deportivo para niños y niñas con diversidad funcional.

Asimismo, desde 1999, el Johan Cruyff Institute ofrece formación a deportistas, profesionales y gestores deportivos para que se conviertan en líderes de la gestión deportiva.

En septiembre de 2006, la Generalitat de Catalunya le otorgó la Creu de Sant Jordi.

Camiseta de Johan Cruyff

Como curiosidad el primer contrato que firmó con el Barcelona decía:

...jugador, exceptuándose únicamente las primas o premios por partidos ganados o empatados que fija el Club al inicio de cada temporada.

Quinto. Todas las cantidades que se refiere este contrato se entienden libres de cualquier impuesto o gravamen para el jugador. 

Sexto.- El Club de Futbol Barcelona se compromete a autorizar al Sr. Cruyff para que pueda jugar los partidos de la Selección Nacional Holandesa que dispute con motivo del Campeonato Mundial de Futbol cuya fase final se celebraran en Alemania Federal en 1974, siempre que sea requerido para ello por la Real Federación Holandesa de Futbol (K.N.V.B.).

Séptimo.- El Jugador Cruyff acepta someterse a las normas establecidas por la Real Federación Española de Futbol durante el tiempo de duración del presente contrato, así como a los reglamentos de orden interno del Club de Futbol Barcelona al igual que los demás Jugadores de su plantilla profesional.

Octavo.- En el momento de incorporarse a la disciplina del Club de Futbol Barcelona, el jugador J. Cruyff se someterá a la revisión médica reglamentarias de los servicios facultativos de la citada entidad, a los efectos de su aprobación correspondiente.


El fin del franquismo y el nuevo clima politico de transición del país permitió la recuperación de la democracia en el Club.

El 6 de mayo de 1978 se celebran las primeras elecciones de la nueva etapa democrática. Todos los socios podían elegir libremente a su presidente. Josep Lluís Núñez, con la campaña "Abramos el Barça", fue el elegido.

Núñez incide fuertemente en el propósito de acercar el Club a los socios y en la necesidad de enderezarlo económicamente.
Camiseta de Maradona

Una de las operaciones más complejas y costosas que ha llevado a cabo el FC Barcelona es el fichaje, en el verano de 1982, de Diego Armando Maradona, considerado el número uno del fútbol mundial en aquellos momentos.

"El Pelusa" protagonizó jugadas y goles inolvidables. El delantero argentino era todo un prodigio con su pierna izquierda de oro, cambio de ritmo, velocidad y regate.

Sin embargo, su paso por el Barça estuvo marcado por la mala suerte. En dos años sufrió una hepatitis y una grave lesión. Esos imponderables provocaron que los aficionados no pudieran disfrutar de su inmensa clase de forma continuada.

Son pocas las entidades que logran llegar a centenarias, pocas las que consiguen esa constancia y continuidad. El Centenario quería ser el punto de enlace entre un pasado glorioso y un futuro lleno de ilusiones.

Los actos conmemorativos fueron un estallido de barcelonismo, un emotivo recorrido por la historia del Club que se celebró durante todo el año. Participaron varias personalidades destacadas de la cultura catalana y se involucraron en él entidades y medios de comunicación. El reconocido artista Antoni Tàpies realizó el cartel oficial del Centenario, sumándose así a la obra de otros artistas y escritores de prestigio internacional que han contribuido a engrandecer el universo simbólico del FC Barcelona.

La temporada 1998-99, coincidiendo con la celebración del Centenario, también se convirtió en histórica gracias a los éxitos deportivos: las cuatro secciones profesionales del Club (Fútbol, Baloncesto, Balonmano y Hockey Patines) ganaron el titulo de Liga.

En 2003, con la elección de Joan Laporta como presidente, llegó una generación de dirigentes jóvenes y dinámicos que supusieron un auténtico revulsivo para el Club. La prioridad de su acción de gobierno era conseguir un equipo ganador en lo deportivo que realimentara la dimensión social de la entidad.

Con esta nueva etapa, empiezan unos años espectaculares desde muchos puntos de vista: éxitos deportivos, un incremento exponencial de la masa social, una dimensión económica que sitúa al Club en la élite mundial y una apuesta solidaria de proporciones inéditas hasta ese momento, materializada en el acuerdo de colaboración que el Barça firma con Unicef en 2006 y que proyecta la imagen solidaria del Barça en todo el mundo y globaliza definitivamente el lema "más que un club".

La victoria más deseada, la segunda Copa de Europa, llegó con un equipo liderado por Ronaldinho y una afición eufórica que había recuperado la ilusión tras ganar dos títulos de Liga seguidos.

En los últimos años, el FC Barcelona se ha convertido en un referente mundial del fútbol. Casi una década de grandes éxitos que ha dado prestigio a una cultura y a una forma de entender el fútbol. Una década en la que el FC Barcelona ha maravillado al mundo.

Se trata de la cultura de la Masía, basada en el juego en equipo, el sacrificio colectivo y la excelencia técnica, de la que Lionel Messi, el mejor jugador de todos los tiempos, es el máximo exponente. La triple nominación al Balón de Oro de la FIFA de Xavi, Iniesta y Messi, tres jugadores formados en la Masía, supuso el reconocimiento internacional de este modelo deportivo que consiste en educar, formar y promover a jugadores jóvenes a todas las categorías del Club.

Un modelo de juego que nace con Johan Cruyff y el Dream Team de los años 90, pero que ha ido evolucionando gracias a las interpretaciones de los últimos entrenadores del primer equipo, entre los que destacan Frank Rijkaard, Josep Guardiola, Tito Vilanova y Luis Enrique.

Esta nueva manera de entender el fútbol es ya un sinónimo de triunfo que ha permitido al FC Barcelona reafirmarse como el gran dominador del fútbol mundial de nuestros tiempos.

Actualmente, hablar de La Masia es sinónimo de cantera, de jóvenes promesas, del futuro deportivo del Club. De un espacio físico que se ha convertido en denominación de origen de los jóvenes culés que sueñan con pisar algún día el césped del Camp Nou.

La Masia es uno de los conceptos más estrechamente vinculados al universo simbólico del FC Barcelona y forma parte de la identidad azulgrana, del ADN Barça.

Algunos socios y aficionados hablarían de ella para referirse estrictamente al edificio del siglo XVIII, que se ha popularizado desde que sirvió durante más de treinta años como residencia para los jóvenes deportistas del Barça. Una segunda definición, más genérica, está vinculada a un concepto global: cuando hablamos de La Masia, queremos definir todo el deporte base del Club. Ambas concepciones tienen mucha fuerza. Una describe un espacio físico reconvertido en escuela de valores y la otra habla del conjunto de jugadores, equipos, técnicos, colaboradores y directivos que forman nuestro deporte en las categorías inferiores.

En ambos casos, cuando se habla de ella, se hace con orgullo, con una alta consideración, porque La Masia es uno de los grandes patrimonios de nuestro Club.

En el FC Barcelona creemos que el fútbol es una herramienta para llegar a la sociedad, queremos trascender, dejar huella. Somos un club cambiante, vivo, que ha potenciado y perpetuado este modelo hasta el día de hoy.


El Barça de Luis Enrique consiguió el segundo triplete de la historia del Club y pasó a ser el único equipo en alcanzar este hito en la historia del fútbol.

Hacia seis temporadas, la primera con Pep Guardiola en el banquillo, el Barça escribió una de las páginas más destacadas de la historia del Club. Seis años después, y de nuevo con un entrenador debutante en el banquillo del primer equipo azulgrana, el Barça lo volvió a hacer. Ese triplete llegó en sólo tres semanas desde que se ganó matemáticamente la Liga en el Vicente Calderón hasta que se levantó la orejuda en Berlín contra la Juventus. Ese triplete, además, fue aún más especial para Xavi, que se despidió del Barça después de 17 temporadas en el primer equipo levantando el máximo trofeo europeo como capitán azulgrana.

Lionel Messi sigue consolidando su legendaria condición de mejor jugador del mundo. El jugador conquistó su séptimo Balón de Oro de la FIFA, un logro extraordinario en el mundo del fútbol. Messi es el futbolista que más Balones de Oro ha ganado en la historia de este deporte tras recoger el premio en 2009, 2010, 2011, 2012, 2015, 2019 y 2021.

La relación identitaria entre el FC Barcelona y Cataluña está siempre presente. El equipo se ha definido siempre como un club catalán, sin perder nunca de vista su dimensión universal. De ahí que la bandera del país, Cataluña, esté presente en la camiseta de los jugadores, y ondee en el Estadio junto a la así como en las grandes citas internacionales, sobre todo en las finales europeas. Es una manera de mostrar al mundo la identidad y las raíces de la entidad. Los socios y los seguidores del equipo, independientemente de su origen, han entendido ese binomio Barça- Cataluña, arraigado a lo largo de más de un siglo de historia.
El Barça une deporte y cultura. A lo largo de su historia, el Club ha fortalecido esa relación, mediante la creación y la promoción de espacios y acontecimientos que fomentan expresiones artísticas y culturales de todo tipo. Artistas de categoría mundial como Salvador Dalí, Josep M. Subirachs, Joan Miró o Antoni Tàpies han dado prestigio al Futbol Club Barcelona con sus creaciones artísticas dedicadas a los colores azul y grana. Asimismo, intelectuales y artistas de otros lugares se han sentido atraídos por el "fenómeno Barça", a la vez que el Club se ha comprometido con las entidades que defienden y promueven la cultura y la lengua catalanas.

El FC Barcelona se ha posicionado a favor de los derechos y las libertades de Cataluña. Dio apoyo a la petición de autonomía en las postrimerías de la segunda década del siglo pasado; a los Estatutos de Autonomía de 1931, de 1979 y de 2005, así como a las acciones emprendidas en favor de la defensa de la cultura catalana, ya sea haciendo oficial el catalán como idioma de uso del Club, con la presencia de escritores e intelectuales en las actividades de la entidad, o al poner todas las facilidades para que los jugadores puedan aprender la lengua catalana.

Entradas populares de este blog

Mentir lo Mínimo. L´été de Vaour 2021

Les frères Colle. Aviñón 2021

La flauta mágica (Mozart). Théâtre du Capitole de Toulouse

MONASTERIO SANTA CATALINA. Arequipa, Perú

Cantillon, la legendaria cervecería de Bruselas

Parque Arqueológico de Pompeya

Work. L´été de Vaour 2021

Sonoma. Aviñón 2021

Ben-Hur. Aviñón 2021

EL PARAÍSO DEL BAMBÚ Y LA GUADUA. EJE CAFETERO, COLOMBIA