La aventura Michelin. CLERMONT-FERRAND 2024

Durante más de una década, la Aventura Michelin ha sido un destino de renombre internacional, atrayendo a una impresionante cantidad de 750,000 visitantes procedentes de 96 países diferentes. Este notable logro refleja la diversidad de su público, que incluye desde familias hasta turistas, estudiantes, clientes, socios e instituciones, todos en busca de una experiencia única y enriquecedora.

El éxito de la Aventura Michelin reside en su capacidad para compartir una historia universal que resuena con personas de todo el mundo. Esta historia, forjada a lo largo de más de 130 años, combina grandes logros industriales con anécdotas coloridas, fusionando la rica mitología francesa con un éxito global sin igual. Desde la llegada de los hermanos Michelin a Clermont en 1889 hasta eventos emblemáticos como la Copa Gordon Bennett en 1905, la historia de Michelin está intrínsecamente ligada a la ciudad y su gente. El icónico símbolo de Michelin, Bibendum, es una figura omnipresente en esta narrativa, encapsulando la audacia y visión de los hermanos Michelin a lo largo del tiempo.

En su constante búsqueda de innovación, la Aventura Michelin continúa mostrando las últimas innovaciones de la compañía, como el concepto MICHELIN Vision, que proyecta el futuro de la movilidad. Este compromiso con la vanguardia se refleja en las emocionantes novedades que se presentarán en su décimo aniversario, incluyendo una nueva película sobre Bibendum y un emocionante "juego de exploración" que ofrecerá a los visitantes una perspectiva completamente nueva de la exposición.

Con una extensión de 2,000 metros cuadrados, la Aventura Michelin alberga una impresionante colección de artefactos históricos y las últimas innovaciones de la compañía. Ubicada en un edificio industrial histórico en el sitio de Cataroux, esta instalación ha sido completamente renovada para ofrecer una experiencia única y cautivadora.

En 1929, Michelin decidió trasladar las ventajas de sus neumáticos al ámbito ferroviario. Aunque esta idea parecía improbable en un principio, la empresa desarrolló su propia línea de vagones con neumáticos, conocidos como los famosos Michelines. Esta apuesta audaz sentó las bases para los neumáticos adaptados a los ferrocarriles, que ahora se encuentran en muchos sistemas de metro en todo el mundo.

Uno de los ejemplos más destacados de la aplicación de los Michelines fue en la isla de Madagascar, donde se utilizaron estos vagones hasta principios de los años 50. Uno de estos ejemplares fue encontrado y restaurado en 1994, y ahora se exhibe en la sala de recepción de la Aventura Michelin como un testimonio de la innovación histórica de la empresa.
La piscina ASM, fundada en 1911 por Marcel Michelin para el disfrute de los empleados y sus familias, es un ícono en Clermont-Ferrand. Ubicada en un complejo deportivo inaugurado en 1922, esta piscina climatizada fue pionera en la ciudad. Con 30 metros de largo y 10 metros de ancho, ha sido el lugar donde varias generaciones aprendieron a nadar. Aunque cerró en la década de 1980, la fuente Bebida, con la figura del Hombre Michelin, se conserva como un querido patrimonio de la ciudad.
En 1891, los hermanos Michelin diversificaron su producción con un nuevo neumático desmontable para bicicletas, anticipándose a las necesidades del mercado. Para demostrar la ventaja de este neumático, confiaron en el campeón de la época, Charles Terront. Él se convirtió en el primero en utilizar el neumático Michelin en la carrera París-Brest-París, completando los 1,200 km del recorrido en 72 horas. Este evento marcó una auténtica revolución al hacer del pinchazo un obstáculo superable para los ciclistas.
En 1895, durante la carrera París-Burdeos-París, Edouard y André Michelin vislumbraron un futuro revolucionario para el transporte. Con el Éclair, el primer automóvil equipado con neumáticos, demostraron que era posible conducir sobre el aire. Este hito marcó el comienzo de una nueva era en la locomoción, moderna, cómoda y segura. Los hermanos Michelin se convirtieron en fabricantes de automóviles y condujeron ellos mismos esta máquina, apodada así por sus zigzags, allanando el camino hacia el futuro del transporte.




Hablamos de nuevo de la Micheline que fue introducida en Madagascar para mejorar el transporte en áreas remotas y poco desarrolladas donde las carreteras eran escasas o inexistentes. Gracias a su diseño ligero y versátil, la Micheline podía operar en vías férreas de bajo mantenimiento, lo que la convirtió en una opción ideal para llegar a regiones difíciles de alcanzar.

En Madagascar, la Micheline se utilizó principalmente para el transporte de pasajeros y carga en áreas rurales y regiones periféricas. Proporcionó un medio de transporte económico y eficiente para comunidades que de otra manera estarían mal comunicadas. Además, su capacidad para operar en terrenos difíciles y llegar a áreas remotas ayudó a mejorar el acceso a servicios básicos, como atención médica, educación y mercados.

La presencia de la Micheline en Madagascar también tuvo un impacto cultural y social. Facilitó la integración de comunidades aisladas en la economía nacional y promovió el intercambio cultural y comercial entre diferentes regiones del país. Sin embargo, en otros países, los monopolios del tren provocaron que no tuviera mucho éxito.


En la década de los noventa, Michelin formó parte del convoy del Tour de Francia con vehículos tan peculiares como la Moto-rueda. Esta singular máquina contaba con una enorme rueda trasera impulsada por una pequeña ruedecilla. 

En 1894, durante la Exposición Universal y Colonial de Lyon, Edouard y André Michelin quedaron impresionados por una exhibición de neumáticos de diversos tamaños. Esta experiencia inspiró a Edouard, quien pensó que "con brazos sería un hombre". Más tarde, André descubrió un dibujo entre los trabajos del artista O'Galop, el cual adaptaron para crear la silueta de Bibendum, un personaje formado por neumáticos. Los primeros carteles de Bibendum aparecieron en 1898.

Los hermanos Michelin fueron brillantes en la publicidad y creían firmemente en su poder para dar a conocer su empresa. Bibendum pronto se convirtió en una figura emblemática presente en caminos, ferias y eventos populares. A lo largo del tiempo, Bibendum acompañó al ciclista del Tour de Francia, recorrió las playas y promocionó los neumáticos Michelin en todo lugar.

Este alegre y peculiar personaje, originalmente aficionado a los puros, se convirtió en un compañero de viaje universal y un ícono internacional. Bibendum forma parte de la historia del automóvil y la publicidad, evolucionando con los tiempos. La película "Genius in Advertising", creada especialmente para la Aventura Michelin, relata la fascinante saga del personaje desde su creación hasta la actualidad.
Construir juntos la movilidad del mañana implica desarrollar sistemas accesibles, limpios, seguros y conectados, fomentando el carpooling, el car-sharing y los sistemas de transporte inteligentes. Ante el desafío de que el 60% de la población mundial viva en ciudades para el 2030, el Michelin Challenge Bibendum, desde 1998, ha estado preparando el futuro. En 2017, la Cumbre Mundial sobre Movilidad Sostenible "Movin'on by Michelin" reunió a expertos en Montreal para intercambiar y promover soluciones.

La innovación es fundamental en las actividades de Michelin. Se enfoca en el ahorro de energía y materias primas, rediseñando productos con nuevos materiales y promoviendo un cultivo sostenible del caucho. El Centro de Investigación y Desarrollo de Michelin, con más de 6,000 empleados en tres continentes, impulsa estos avances. La competición es un laboratorio donde se prueban los neumáticos en condiciones extremas, y los resultados se aplican en tecnologías para neumáticos de mercado. Además, el pensamiento de diseño anticipa los usos futuros, como el desarrollo del concepto MICHELIN Vision, que combina nuevas tecnologías y servicios para el mañana.

En 1946, Michelin introdujo el neumático Radial, patentado con una tecnología revolucionaria. Inicialmente diseñado como el neumático "X" para automóviles, pronto se extendió a otros medios de transporte como vehículos pesados, metro, obras civiles, tractores, aviones y motocicletas. Esta innovación permitió a Michelin adelantarse 20 años a sus competidores y consolidarse como una empresa global.

Para garantizar la calidad y eficacia de sus neumáticos, Michelin invirtió en equipos y tecnología de vanguardia. En 1947, se convirtió en la primera empresa industrial francesa en adquirir un microscopio electrónico, y en 1965, estableció un Centro Tecnológico de más de 400 hectáreas. Este centro está dedicado a la investigación de materiales y técnicas de fabricación, ofreciendo a los visitantes la oportunidad de explorar la composición y los secretos de la fabricación de los neumáticos.

En los años 1970, Michelin desarrolló un vehículo peculiar llamado "Ciempiés" para probar sus neumáticos pesados. Este prototipo, basado en elementos de DS Citroën, consta de diez ruedas independientes y dos motores V8 de Chevrolet. Con un peso de 9 toneladas, el "Ciempiés" está equipado con instrumentos de medición para evaluar el desempeño de los neumáticos de alta resistencia en su centro. Durante varios años, este vehículo fue una innovadora herramienta para probar neumáticos a altas velocidades de manera segura y sostenida.

Entradas populares de este blog

TAC 2020. ConTACto: gala de danza

Mentir lo Mínimo. L´été de Vaour 2021

Z el camino de la libertad (El Zorro). AVIÑÓN 2023

Les frères Colle. Aviñón 2021

La flauta mágica (Mozart). Théâtre du Capitole de Toulouse

Parque Arqueológico de Pompeya

Sonoma. Aviñón 2021

Festival des Lanternes. Blagnac 2021

MONASTERIO SANTA CATALINA. Arequipa, Perú

Cantillon, la legendaria cervecería de Bruselas