Castillo y jardines de MILANDES. FRANCIA


Uno de los castillos, el de Milandes, con más historia de la región, en el cual vivió una de las espías y bailarinas más famosas en Francia. Se encuentra justo aquí. Debido a que está prohibido tomar fotos del interior del castillo, no hemos puesto más que una facilitada por la página web el castillo.


Construido en 1489, esta encantadora residencia revela una arquitectura renacentista con magníficos elementos góticos.

Eminente familia de la aristocracia francesa, originaria de un feudo del Lot-et-Garonne desde el siglo X, los Caumont se instalaron en el Périgord, en la fortaleza de Castelnaud, gracias al matrimonio de Nompar IV de Caumont con Jeanne de Castelnaud. La austeridad del edificio de Castelnaud convenció a lord François de Caumont, bisnieto de Nompar IV, de construir para su esposa Claude de Cardaillac una encantadora residencia que dejaba entrar la luz.


Gracias a los grandes ajimeces, que adornó con espléndidas vidrieras, y a las habitaciones abiertas al valle, Les Milandes se convirtió en el hogar de los Caumont. Conserva las típicas estructuras arquitectónicas medievales, como torres, escaleras de caracol y gárgolas.



El castillo estuvo habitado durante todo el siglo XVI, pero la conversión de la familia a la fe protestante perturbó la serenidad de la "Bella Durmiente".


Los señores de Caumont eran fervientes impugnadores de la religión católica: notablemente Charles, hijo de François y Geoffroy nieto de François; este último se casó con Marguerite de Lustrac, marquesa de Fronsac y rica heredera de una de las más bellas fiestas de Francia; ambos vivieron en el Château des Milandes.

Un personaje emblemático vivió en Les Milandes en el siglo XVII: Jacques Nompar de Caumont, descendiente de François.



Enrique de Navarra

Asistió junto a sus padres a la boda de Enrique de Navarra con Margarita de Valois, hermana de Carlos IX. La noche de San Bartolomé, el 24 de agosto de 1572, se libró milagrosamente de ser asesinado por su familia tras su conversión al protestantismo.

Fue acogido en el castillo de Milandes por su tío Geoffroy y su tía Marguerite de Lustrac. Pero los católicos se apoderaron del castillo tras envenenar a Geoffroy en 1578.


Enrique de Navarra envió a uno de sus sirvientes para proteger a Jacques Nompar.

Anne, hija de Geoffroy y Marguerite, fue secuestrada en Castelnaud y desheredada por su madre tras su matrimonio con un católico. Así pues, Jacques Nompar heredó Les Milandes y la mantuvo hasta 1652, año en que murió a la edad de 93 años.

Fue nombrado mariscal de Francia en 1622 y se convirtió en duque y par en 1637. Se alojó muchas veces en el castillo y fue uno de los devotos sirvientes de Enrique IV.

Posteriormente, sus descendientes conservaron el castillo, pero dejaron la explotación de las tierras y el mantenimiento del castillo en manos de agricultores.

Muestra de aves rapaces. Más info en el video.

La revolución supuso el fin del esplendor de los Caumont, y el castillo quedó abandonado a su suerte; vendido en el siglo XIX, fue desgraciadamente poco mantenido e incluso abandonado por unos propietarios a los que poco les importaba el edificio. Dos familias comparten la casa y cambian la distribución de las habitaciones: estamos en 1850.

La salvación

Un hombre fue especialmente importante en la vida de este Château des Milandes: Charles Auguste Claverie, industrial francés vinculado a la región de Sarlat, compró la casa en 1900.

Una feliz llegada para un castillo que estaba casi abandonado, Llevó a cabo una extraordinaria transformación: la casa se convirtió en un auténtico castillo gracias a las titánicas obras realizadas entre 1900 y 1914.

Con la ayuda del arquitecto Henri Laffillée, Charles Claverie restauró el castillo y le añadió un ala completa al este a la que añadió una torre sobre las ruinas de una antigua atalaya.

Se añadieron al castillo nuevas torres, nuevas viviendas, balcones románticos y una increíble colección de esculturas, entre ellas gárgolas y quimeras. La delicadeza de su ejecución es digna de los más grandes escultores. Todas las ventanas fueron restauradas y equipadas con vidrieras, algunas de las cuales datan del siglo XVII.

Charles Claverie también construyó una bodega ultramoderna y una granja para convertir Les Milandes en una propiedad de inversión. La bodega domina el valle, su sobria arquitectura es una mezcla de la Edad Media y el Renacimiento.

En 1908, recurrió a Jules Vacherot, arquitecto paisajista de la ciudad de París. La idea era crear un jardín en la extensión del castillo, un llamado "jardín francés" rodeado de un parque a la inglesa.


Joséphine Baker

Joséphine, tras más de cien representaciones en Francia y en el extranjero, rompe su contrato y acepta firmar por primera vez con el teatro Folies Bergère para una Revue en la que interpreta uno de los papeles principales. En "La Folie du Jour", lleva plumas rosas y un cinturón de plátanos. Un cinturón que se puede admirar en el castillo (uno de los modelos de la época).

El año 1930 marca el inicio de la carrera de Josephine como cantante.

Deseosa de convertirse en algo más que una simple bailarina, conquistó todo París con su famosa canción "J'ai deux amours"; el éxito fue considerable y el dinero fluyó en abundancia. Es en esta época cuando empieza a dar muestras de una gran generosidad (donaciones a obras benéficas, a los hospitales de París, a escuelas y, en particular, a los niños).

Abre el cabaret "Chez Joséphine" y sigue firmando fabulosos contratos con el Casino de París y el Folies Bergère.

La soltera más codiciada de Francia encontró a su príncipe azul: se casó con Jean Lion, un industrial francés de origen judío que le concedió la nacionalidad francesa en 1938.

Un matrimonio efímero, una pareja sin futuro, aunque Joséphine permitió a su marido y a su familia huir a Estados Unidos al principio de la guerra.


Participó activamente en la resistencia. Ciudadana francesa desde su matrimonio con Jean Lion en 1937, Joséphine fue reclutada en 1939 por la 2ª Oficina de las Fuerzas Francesas Libres.

Sirvió de tapadera al capitán Abtey (jefe del contraespionaje militar en París) gracias a su reputación internacional, que le permitía circular libremente y ayudar así a los refugiados a salir del país. Durante las veladas oficiales, se convirtió en agente de inteligencia y sus partituras musicales también permitían la transmisión de mensajes codificados. Enviada en misión a Marruecos, cantó voluntariamente para las tropas francesas y aliadas estacionadas en el norte de África a pesar de sus graves problemas de salud.

Dedicada a Francia, Joséphine declaró: "Francia me hizo. Hoy estoy dispuesta a darle mi vida. Puede disponer de mí como desee".

En varias ocasiones, Josefina Baker luchó por la Francia Libre arriesgando su vida.

No fue hasta 1961 cuando recibió la medalla de la Legión de Honor de manos del general Valin en el Château des Milandes.

Joséphine participó en todas las batallas y utilizó su fama para luchar contra el racismo que seguía omnipresente al final de la guerra.

Para ella, sólo existía una raza: la "raza humana".

Sintiéndose investida de una misión racial, creó su "Village du Monde" en el Château des Milandes y escribió varios libros, entre ellos "Mon Sang dans tes veines", una reflexión sobre la injusticia de la discriminación racial.

Josephine y Jo Bouillon tenían el mismo ideal de fundar una "Village du Monde, Capitale de la Fraternité universelle" (Aldea del Mundo, Capital de la Fraternidad Universal) para demostrar al mundo que niños de diferentes nacionalidades y religiones podían convivir en paz.

El amor de Josephine Baker por los niños en general era inquebrantable, hasta el punto de que, a su regreso de las giras, no dudaba en llevar a su paraíso de Les Milandes a un niño necesitado o necesitado de amor.

¿Quién podía rechazarla? Todos sus hijos fueron adoptados a partir de 1955.

Al principio fueron 6, luego 8 y finalmente 12 niños de diferentes nacionalidades y religiones. Eran : Akio, coreano; Janot, japonés; Jari, finlandés; Luis, colombiano; Marianne y Brahim, del norte de África; Moisés, francés y de origen judío; Jean-Claude y Noël, franceses; Koffi, de Costa de Marfil; Mara, venezolana; y Stellina, marroquí.

Todos estos niños formaban la "Tribu del Arco Iris", unidos para lo bueno y para lo malo.

Porque al principio, todo era lo mejor: cada niño estaba rodeado y mimado por una niñera, vestidos como angelitos, ¡viviendo en un castillo donde reinaba el lujo, la calma y el amor!

Akio recuerda Navidades mágicas, el castillo era incluso demasiado pequeño para acoger a todos los amigos y regalos; el árbol de Navidad era gigantesco en el gran salón.

Josephine creó el autobús escolar para sus hijos y los del barrio. Iban a la escuela en Castelnaud, pero en el castillo un tutor les enseñaba también la cultura de su país.

Los años cincuenta fueron muy felices para toda la tribu, que disfrutaba de un padre y una madre cariñosos.

Jo Bouillon fue puesto al frente de la gestión del fabuloso complejo turístico de Les Milandes e intentó frenar la ambición demente de la estrella.

Por desgracia, los inicios de una previsible bancarrota pusieron fin a la felicidad. Demasiado generosa y sin duda muy ingenua, Joséphine fue incapaz de gestionar sus negocios.

Más allá de una aparente tendencia al gasto, debida a un estilo de vida fastuoso, Joséphine sufrió los abusos de un gran número de artesanos sin escrúpulos que le hicieron pagar varias veces las mismas facturas y su generosidad sin límites la empujó a un terrible endeudamiento.

Cuando Jo Bouillon abandonó Les Milandes en busca de otros horizontes, dejó a una Josefina acribillada por las deudas.

En 1968, el castillo sale de nuevo a subasta y se vende por una miseria. Joséphine estaba de gira cuando se enteró de que el nuevo propietario se había mudado. Decide sitiar el castillo y se atrinchera en la cocina.


Desgraciadamente, los nuevos propietario no dudan en echarla. Debilitada y conmocionada, es trasladada al hospital de Périgueux.

Este trágico episodio dejó huella en la artista, que declaró que Francia la había abandonado.

A los 62 años se traslada a Roque Brune, en la Costa Azul, con la ayuda de la princesa Grace de Mónaco.

Para saldar sus deudas, Joséphine volvió a los escenarios. En 1974, con motivo de su 50 cumpleaños, André Levasseur le ofrece el Sporting Club de Mónaco.

El espectáculo Bal de la Croix Rouge, organizado para el Principado de Mónaco, permitió a Joséphine Baker volver a ser una estrella.

Este espectáculo se representó en el teatro Bobino de París y fue todo un éxito. Recorría toda la carrera de la artista, los episodios felices y los infelices.

El triunfo no duró, Josephine estaba agotada.

Tras algunas representaciones, fue encontrada inconsciente en el piso que ocupaba en París. Trasladada de urgencia al hospital de la Salpetrière, fallece el 12 de abril de 1975 a las 5.30 de la mañana a causa de una hemorragia cerebral.

Su funeral se celebró en la Madeleine el 15 de abril de 1975 y fue enterrada en Mónaco. El 2 de octubre de 1975, la Princesa Grace de Mónaco organizó su entierro.

En 1975, el mayor de los Bouillon tenía 21 años; algunos de los hijos decidieron reunirse con su padre en Argentina, los demás permanecieron en París y compartieron piso con la sobrina de Jo Bouillon.

Hoy, trece años después de la muerte de Moïse, los hijos vuelven a veces a Les Milandes con el mismo recuerdo imperecedero de su madre.


D.S. y N.V.

Fuente: https://www.milandes.com/

Entradas populares de este blog

TAC 2020. ConTACto: gala de danza

Mentir lo Mínimo. L´été de Vaour 2021

Z el camino de la libertad (El Zorro). AVIÑÓN 2023

Les frères Colle. Aviñón 2021

La flauta mágica (Mozart). Théâtre du Capitole de Toulouse

Parque Arqueológico de Pompeya

Sonoma. Aviñón 2021

Festival des Lanternes. Blagnac 2021

MONASTERIO SANTA CATALINA. Arequipa, Perú

Cantillon, la legendaria cervecería de Bruselas