El Caminito del Rey. Málaga



Escondido en la montaña está El Caminito del Rey, una de las actividades más interesantes de España, rodeado de lo que es también un paraje único, justo aquí.


 



Tras caminar durante 3 horas por el lateral de montañas verticales, los alrededores permiten bañarse en unos lagos rodeados de pinares que invitan a olvidar la monotonía de la vida e instalarse permanentemente allí.



Cerca de Antequera se encuentra el Caminito del Rey, cuyo parking está a 30 minutos andando de la entrada. El ticket es de unos 10 euros, nos permite recorrer el camino libremente, o de 20 euros con un guía. Al final del camino un autobús por 1,10 euros nos devuelve al parking inicial.



El Caminito del Rey forma parte de un circuito en el que se combinan grandes tramos de senderos, pasarelas y carreteras, bien diferenciados: por una parte los senderos de aproximación y salida que deben realizarse a pie antes y después de las pasarelas colgantes que discurren por los tramos de cañones. Por último, el tramo de carreteras que culmina el circuito. Es muy importante que todas las personas que realizan el Caminito del Rey comprendan que el recorrido completo necesita aproximadamente de cuatro horas, incluyendo 8 km a pie.

 


La historia del Caminito es casi más interesante que el propio paseo. El hombre ha demostrado que no hay nada que se imposible, que todo lo que se proponga puede conseguirlo, desde andar pegados a una pared vertical, hasta atravesar montañas con unos canales de agua para generar electricidad. Las posibilidades son infinitas y las muertes que lograron las construcciones se cuentan, lamentablemente, por decenas.


Historia del Caminito del Rey


Hasta mediados del s.XIX el Desfiladero de los Gaitanes era poco más que un valle transitado únicamente por pastores y cazadores. A partir de entonces, la industrialización hizo pensar en crear una línea férrea entre las cuencas mineras de Córdoba y las fábricas de Málaga. Esta línea se terminó en el año 1865 atravesando el desfiladero por túneles y viaductos..

 

 


A finales del XIX se buscan alternativas al carbón para satisfacer la creciente demanda energética. Un ingeniero, Rafael Benjumea, recibe el encargo de aprovechar el desnivel existente entre la entrada y la salida del desfiladero para producir electricidad. La obra, terminada en 1906, consistía en desviar el agua a la entrada de Gaitanejo, forzarla a circular durante tres kilómetros por un canal hasta la salida de los Gaitanes, para dejarla caer desde más de cien metros de altura hasta la primitiva central Salto del Chorro. Un camino adosado a la roca ayudaba en las tareas de mantenimiento del canal. Por los pequeños balcones que aún existen en el tramo superior, el camino recibió el nombre de Balconcillos de los Gaitanes.

 

 

 


Para garantizar la producción eléctrica incluso en años de sequía, en 1920 se construyó el Pantano del Chorro en el río Turón. Aguas abajo, en 1927, se terminó el Embalse de Gaitanejo, para regular también los aportes de los ríos Guadalteba y Guadalhorce. El 21 de mayo de 1921, el Rey Alfonso XIII colocó la última piedra del Embalse de El Chorro y recorrió el Camino de los Balconcillos hasta la localidad de El Chorro. Por su obra, el Rey concedió a Rafael de Benjumea el título de Conde de Guadalhorce. Desde 1953 el primer pantano lleva este nombre y el vertiginoso camino de servicio, Caminito del Rey.


En épocas recientes se han construido los embalses de Guadalteba y Guadalhorce, al norte, y los de la Encantada Inferior y Superior, al sur del desfiladero para aumentar la producción eléctrica.


En el año 2000 se prohibe el acceso al Caminito del Rey por motivos de seguridad. En 2015 se abre de nuevo al público.

En líneas generales, en el desfiladero de los Gaitanes se pueden encontrar cuatro zonas bien diferenciadas: desfiladeros calizos, laderas, el Valle del Hoyo y la ribera del Guadalhorce.

Las paredes casi verticales de los desfiladeros de Gaitanejos y Gaitanes son un hábitat desfavorable para el crecimiento vegetal por la falta de agua y nutrientes. Aunque existen algunas comunidades vegetales que están adaptadas a vivir en zonas rocosas, colonizando las grietas y fisuras de las paredes rocosas. Entre estas comunidades, hay una amplia gama de plantas endémicas (especies que son únicas en una ubicación geográfica definida), como Rupicapnos africana o Cytusus malacitanus subsp. moleroi. Además, en las zonas de sombra del desfiladero, donde el suelo es más profundo, se pueden encontrar especies vegetales adaptadas a condiciones más húmedas, como helechos y acantos.





Las laderas de la Sierra de Huma albergan un bosque de Juniperus de Juniperus phoenicea subsp. Turbinato, conocido por su interés botánico debido a la magnificencia de algunos individuos y al hecho de ser una especie vegetal típica de la costa.

Pendientes más suaves y suelos más profundos favorecen el crecimiento de la vegetación en el valle del Valle del Hoyo, donde predomina un pinar reforestado de pino carrasco. En este pinar también se pueden encontrar especies arbustivas mediterráneas, como el romero, Pistacia lentiscus, Anthyllis citisolde, mejorana. En zonas boscosas más soleadas y abiertas se pueden observar algarrobos, osyris y chamaerops.

En la ribera del Guadalhorce la vegetación se basa principalmente en adelfas, tamariscos y marram. En las huertas cercanas al Cortijo del Hoyo aún quedan algunos árboles frutales indicativos de la pasada presencia humana.

El Desfiladero de los Gaitanes es el elemento vertebrador del Paraje Natural al que da nombre, un paisaje marcado por fuertes pendientes, tajos verticales y profundas cárcavas fluviales. En la zona alta del Caminito del Rey confluyen tres ríos provenientes del norte de la provincia, embalsados en sendos pantanos y que unen sus aguas para formar el Guadalhorce en el Embalse de Gaitanejo. La existencia de fallas y fisuras en las calizas y el proceso de disolución cárstica que sufren han contribuido a que el Río Guadalhorce lograra excavar el Arco Calizo. Central malagueño, en su búsqueda de un camino hacia el mar.


 

 



El río tiene generalmente un color lechoso y una cierta turbiedad provocada por los sedimentos en suspensión. Se trata sobre todo de arcillas y materiales provenientes de los yesos de las Comarcas del Guadalteba y Antequera, lo que le aporta también una cierta salinidad al agua. Ya cerca de los cañones los tres cursos fluviales cortan los paquetes de areniscas y conglomerados calcáreos del Mioceno. Así, las aguas arrastran granos de arena y cantos rodados, lo que unido al desnivel que salvan (algo más de 100 m en poco más de 3.5 km) y al enorme caudal en época de lluvias proporciona al Guadalhorce un potencial de erosión muy importante.

Los roquedos macizos de colores grises y rojos con los relieves más acusados son de caliza y dolomía de edad jurásica. Estos sedimentos de origen marino sufrieron un levantamiento durante el Plegamiento Alpino que modificó su original estratificación horizontal y fracturó el conjunto enormemente. La acción del río ha conformado en esas rocas dos zonas de gargantas encajadas, los llamados Gaitanejos (al norte) y Gaitanes (al sur), respectivamente. En el Cerro del Cristo, en Gaitanes, los paquetes calizos son verticales y han sido cortados perpendicularmente, lo que genera las estampas más impactantes.

Un proyecto de locos

En 1860 se planteó la necesidad urgente de conectar Málaga con el resto de España a través del ferrocarril, una obra de gran dificultad dada la orografía montañosa de la harsh m provincia en su tramo central (Sistema Bético). El ingenio- section so proyecto de Heredia se atrevió a cruzar las montañas cross th en pleno Desfiladero de los Gaitanes, así podría acometer las obras, una decena de pequeños túneles y varios puentes así como viaductos, en vez de un único túnel, muy complicado técnicamente con la tecnología de mitad del siglo XIX.

En 1865 se había cruzado no sin dificultades técnicas el Desfiladero de los Gaitanes y la Reina Isabel II pudo realizar su viaje inaugural entre Córdoba y Málaga. La línea férrea, situada junto a los abismos de El Chorro, se consideró un alarde industrial de España y permitió no sólo usarse como una eficiente vía de comunicación hasta la llegada del AVE a Málaga en 2007, sino que hizo posible la visita a estos cañones inaccesibles hasta que se construyeron las pasarelas del Caminito del Rey que ahora se han recuperado.

Uno de los arroyos que bajan verticales desde lo más alto de la Sierra es el de La Josefona, en él se instaló un largo viaducto de hierro por donde pasaba el chirriante ferroca rril provocando el pánico entre los viajeros. Cerca del puente todavía se conserva la Casa del Ingeniero Rafael Benjumea. Todo este sector estaba rodeado de jardines y paseos que eran admirados por todas las personas que visitaban El Chorro, incluyendo al Rey Alfonso XIII que fue invitado a tomar el té en su salón.

Desde 1901 el ingeniero Rafael Benjumea afrontó las obras necesarias para traer las aguas desde la entrada de los cañones del Desfiladero de los Gaitanes hasta la salida (más de tres kilómetros de canal) con la pendiente mínima para precipitarla y producir electricidad en sus turbinas, en lo que se conoció como "el Salto de El Chorro". Las obras estuvieron terminadas en 1905, iniciándose un nuevo tiempo en la electrificación de la ciudad de Málaga.






Las familias de trabajadores se fueron asentando en torno a la Hidroeléctrica de El Chorro, donde además de casas y almacenes (hoy desaparecidos bajo las aguas del nuevo embalse o demolidos por las continuas obras), se conser va la pequeña Ermita de la Virgen de la Medalla Milagrosa, construida como capilla aneja a la escuela para los hi jos/as de los numerosos operarios. Estaba asistida por una pequeña comunidad religiosa y totalmente rodeada de cuidados jardines y escalinatas redondeadas.

Aves


El variado paisaje con zonas de roquedos, bosques y matorrales y con el río Guadalhorce proporciona un amplio abanico de hábitats para una fauna rica y diversa. Por ello, este espacio natural ha sido declarado Zona de Especial Protección para las Aves. Debido a su vulnerabilidad, la mayoría de las especies del Desfiladero de los Gaitanes están incluidas en el Catálogo de Especies Amenazadas de Andalucía.

Las aves son especialmente importantes en los acantilados rocosos. Estas paredes escarpadas se han convertido en el lugar de anidación de una importante colonia de buitres leonados, que se observan fácilmente volando en el cielo o posados ​​en voladizos cerca de su nido. También se pueden observar otras aves como el alimoche, el águila real, el águila perdicera, el halcón peregrino y el búho real.

Otras aves que se pueden encontrar en los alrededores son la chova piquirroja. Urraca común, collalba negra, vencejo común y alpino, avión común, avión roquero, lavandera blanca, lavandera gris y paloma bravía.






También hay numerosas especies de mamíferos, destacando la cabra montés, el zorro o el meloncillo y en algunas cuevas hay colonias de murciélagos.

El cauce del río es el hábitat perfecto para nutrias y otras especies de peces como el barbo andaluz o Pseudochondrostoma willkommii. Entre la fauna de anfibios se encuentra la rana pintona, el sapo común y la ranita de Pérez. Por último, también es posible observar diferentes reptiles como el galápago, la culebra de escalera, la lagartija andaluza y el gran psamodromo.


Fotos: DS y NV

Fuente: https://www.caminitodelrey.info

 

Entradas populares de este blog

Cantillon, la legendaria cervecería de Bruselas

MONASTERIO SANTA CATALINA. Arequipa, Perú

Parque Arqueológico de Pompeya