London Symphony Orchestra/Sir Simon Rattle. BARBICAN LONDRES 2024


Sir Simon Rattle, Janáček's Jenůfa y la London Symphony Orchestra

La música clásica tiene la maravillosa capacidad de transportarnos a mundos emocionales, y pocas figuras en el escenario musical contemporáneo pueden lograrlo tan magistralmente como Sir Simon Rattle. Este maestro director de música ha dejado una huella imborrable en el ámbito musical, y su asociación con la London Symphony Orchestra (LSO) ha sido un hito significativo en su carrera. Sir Simon Rattle, nacido en Liverpool en 1955, es un director británico de renombre internacional. Su pasión por la música se manifestó temprano en su vida, y a los 19 años se convirtió en el director más joven en dirigir la Orquesta Sinfónica de Liverpool. Desde entonces, ha acumulado una carrera impresionante, dirigiendo algunas de las orquestas más prestigiosas del mundo. Su camino hacia el Barbican, uno de los centros culturales más importantes de Londres, no fue menos fascinante. Rattle se destacó como director principal de la Orquesta Filarmónica de Berlín durante más de dos décadas, consolidándose como uno de los principales conductores del mundo. Su dedicación y maestría musical finalmente lo llevaron a su actual posición como director musical de la London Symphony Orchestra en 2017.


Barbican

En el corazón de Londres, surge el Barbican Centre, justo aquí, un lugar especial con una historia única. Este centro, que ha pasado por muchas transformaciones a lo largo del tiempo, forma parte del Barbican Estate, un complejo residencial que rodea este edificio fascinante.


Inaugurado en el contexto de los años 80, el Barbican fue una revelación. No solo ofrecía viviendas, sino que también se erigía como un centro cultural multifacético. Con teatros, salas de conciertos, una galería de arte y más, el Barbican se convirtió en un faro de la creatividad y la expresión artística. Este enfoque integral del Barbican marcó una diferencia significativa. Su impacto no solo se limitó a la arquitectura, sino que también cambió la forma en que la gente veía y experimentaba la cultura en la ciudad. La idea de integrar espacios residenciales con instalaciones culturales fue revolucionaria en su momento y sigue siendo un modelo de referencia en la actualidad.


La historia del Barbican Centre se remonta a un largo período de planificación y construcción. La zona donde se encuentra hoy en día fue intensamente bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial, pero después de la guerra, se reconstruyó siguiendo las ideas de la arquitectura moderna. Los edificios se construyeron con un estilo llamado "brutalista", caracterizado por el uso prominente de hormigón. El aspecto general de esta área es bastante diferente al Londres clásico, lo que ha generado algunas controversias desde su construcción. A pesar de esto, el Barbican Centre ha logrado destacarse como un complejo arquitectónico de interés especial. Este centro, diseñado por los arquitectos Chamberlin, Powell y Bon, es un edificio complejo con varios niveles y muchas entradas. En el exterior, hay una plaza con un estanque, y para ayudar a los visitantes a encontrar su camino, hay recorridos marcados con líneas de colores en el suelo. A lo largo de los años, el Barbican Centre ha experimentado cambios significativos. En los años 1990, Theo Crosby agregó esculturas y ornamentos al estilo del movimiento Arts and Crafts. Luego, en 2005, hubo una reforma importante liderada por los arquitectos de Allford Hall Monaghan Morris. Durante esta renovación, se hizo una conexión interior entre diferentes áreas del edificio y se transformó el acceso principal para que fuera peatonal. Una de las transformaciones más notables fue la torre del teatro, que se revistió de vidrio y se convirtió en un conservatorio. Esta reforma completa fue reconocida con el prestigioso Premio del RIBA. Aunque el Barbican Centre ha sido elogiado, también ha habido cierta controversia en relación con la acústica de su sala principal. Algunos la encuentran cálida y atractiva, mientras que otros piensan que es un poco seca para conciertos de orquesta completa. En 1994, se llevó a cabo una remodelación total de la acústica, supervisada por el ingeniero acústico Larry Kirkegaard, logrando una mejora perceptible en el control del eco y la absorción acústica.


La emotiva historia de Jenůfa: La ópera "Jenůfa" del compositor checo Leoš Janáček es una obra maestra que nos sumerge en los aspectos más profundos de la condición humana. La trama gira en torno a Jenůfa, una joven embarazada pero no casada, en una pequeña ciudad donde esta situación se considera desgraciada e incluso mortal. La madrastra de Jenůfa, Kostelnička, se enfrenta a un dilema moral. Quiere ayudar a Jenůfa, pero las opciones son limitadas en una sociedad conservadora. La ópera es una reflexión deslumbrante sobre el sufrimiento y la redención humanos, arraigada en los ritmos de la vida cotidiana. Elenco El elenco seleccionado para esta interpretación es simplemente excepcional. Agneta Eichenholz brinda una interpretación conmovedora como la vulnerable Jenůfa, mientras que Katarina Karnéus ofrece una Kostelnička poderosamente conmovedora. El talentoso elenco se completa con artistas como Aleš Briscein, Nicky Spence, y otros, todos bajo la batuta experta de Sir Simon Rattle.


Sir Simon Rattle director de orquesta Agneta Eichenholz Jenůfa Katarina Karnéus Kostelnička Aleš Briscein Laca Nicky Spence Steva Jan Martiník Starek, the Foreman/Mayor Carole Wilson Grandmother Buryjovka Claire Barnett-Jones Barena/Herdswoman Hanna Hipp Rychtarka Erika Baikoff Jano Evelin Novak Karolka London Symphony Chorus Simon Halsey chorus master


Crítica

Los conciertos de ópera de Janáček dirigidos por Sir Simon Rattle en la London Symphony Orchestra se han convertido en eventos destacados en su calendario, siguiendo el éxito de "The Cunning Little Vixen" en 2019 y "Katya Kabanova" el año pasado.


La música intensa de Janáček proporcionó un impresionante telón de fondo, especialmente con la orquesta en el escenario. Rattle extrajo de la LSO una interpretación poderosa y lírica. La Jenůfa de Eichenholz, conmovida por la música pero manteniendo un flujo natural en su canto, se presentó como la más vulnerable, aunque algunos podrían encontrar su interpretación un tanto limitada.

Aleš Briscein, como Laca, ofreció una actuación fuerte y firme con un tenor claro que destacó sobre la orquesta. Nicky Spence, como Steva, aportó estilo y carácter, encarnando al personaje de manera encantadora. Katarina Karnéus destacó en el complejo papel de Kostelnička, mostrando una transición convincente de severidad a humanidad.

Los roles secundarios, especialmente Claire Barnett-Jones como la chismosa Barena, fueron interpretados con fuerza, y el coro de la LSO brilló en escena. Rattle, con su enfoque suavizado, resaltó el barrido y el movimiento de la música, aunque algunos podrían haber sentido una falta de intensidad en los momentos más extraños o violentos de Janáček.


En general, la actuación fue destacada, con un final que realmente brilló, mostrando la maestría de Rattle y la LSO en la interpretación de esta obra emocional y compleja de Janáček.



Entradas populares de este blog

TAC 2020. ConTACto: gala de danza

Mentir lo Mínimo. L´été de Vaour 2021

Z el camino de la libertad (El Zorro). AVIÑÓN 2023

Les frères Colle. Aviñón 2021

La flauta mágica (Mozart). Théâtre du Capitole de Toulouse

Parque Arqueológico de Pompeya

Sonoma. Aviñón 2021

Festival des Lanternes. Blagnac 2021

MONASTERIO SANTA CATALINA. Arequipa, Perú

Cantillon, la legendaria cervecería de Bruselas