Atomium, Bruselas



El Atomium es un monumento que no parece que necesite presentación, es el emblema de Bruselas.


Foto: N. V.


Foto: N. V.


Sus 9 esferas de 18 metros de diámetro esconden exposiciones, miradores, un bar restaurante, y lo más importante, una experiencia diferente en el parque de Heysel.





Exposición de 1958

El Atomium es una estructura de 102 metros de altura construida para la Exposición General  Bruselas de 1958.



Representa un cristal de hierro ampliado 165.000 millones de veces. 

Construido para la Exposición Universal de Bruselas de 1958, fabricado en acero y aluminio, representa un cristal de hierro.

 


 
Foto: N. V.


La estructura, diseñada por el ingeniero André Waterkeyn y los arquitectos André y Jean Polak, debía permanecer en el lugar durante seis meses, pero como ocurrió con la torre Eifel de París, se convirtió en una atracción turística y se quedó en la ciudad para siempre.


Foto: N. V.






Remodelación

A partir de febrero de 2004, el estudio de Christine Conix se encargó de la remodelación, incluyendo el diseño exterior e interior del pabellón y la explanada en varias etapas. 

El presupuesto estimado para la ampliación del Atomium en 2010 por Conix Architects fue de más de 3 millones de euros. El Atomium reabrió, totalmente renovado, el 18 de febrero de 2006. En el interior, se ha incluido un ascensor que lleva a la cima a una velocidad de 5 m/s.4


Tres de las cuatro esferas superiores no tienen soporte vertical y, por lo tanto, no están abiertas al público por razones de seguridad, mientras que la esfera superior está abierta al público. El diseño original preveía que el átomo no tuviera soporte, y que la estructura se apoyara simplemente en las esferas. Las pruebas en el túnel de viento demostraron que la estructura se habría derrumbado con un viento de 80 km/h (en Bélgica se han registrado vientos de 140 km/h). Para obtener una resistencia suficiente al vuelco, se añadieron columnas de apoyo.



2 horas de visita

Los precios rondan los 16 euros: subida al mirador, deambular entre las distintas esferas, ver las exposiciones, sentir el vertigo en el ascensor, etc, una visita que haciéndola tranquilamente puede llevar hasta 2 horas.



Foto: N. V.


Por cierto, algunas de las canciones que se pudieron escuchar en el Atomium son:




Entradas populares de este blog

Cantillon, la legendaria cervecería de Bruselas

MONASTERIO SANTA CATALINA. Arequipa, Perú

Parque Arqueológico de Pompeya