Complejo de Santa Clara, Nápoles

 


Iglesia de Santa Clara

La construcción del conjunto monumental de S. Chiara se inició en 1310, por voluntad del rey Roberto de Anjou y su segunda esposa Sancia de Mallorca. En 1340, la iglesia, con frescos de Giotto y su escuela, se abrió al culto. La ciudadela franciscana se construyó construyendo dos con vientos contiguos pero separados: uno para mujeres, destinado a acoger a las Clarisas, y otro para hombres, que acogía a los Frailes Menores. La Iglesia, núcleo central de todo el conjunto, estaba dedicada a la Santa Hostia o Sagrado Cuerpo de Cristo, elección sugerida por el Milagro Eucarístico de Bolsena, ocurrido en 1264. La citada denominación cambió inmediatamente a Santa Chiara, probablemente debido a al extraordinario número de Clarisas presentes en el Monasterio. La iglesia es ahora de forma gótica, con una gran portada en chapitel, en la que se asienta el antiguo rosetón, con los pronaos con arcos apuntados y el interior de una sola nave, sobre la que se asientan diez capillas por cada lado. El techo está atado. En 1742 la iglesia sufrió modificaciones por parte del arquitecto D. A. Vaccaro. Lujosos revestimientos le daban un aspecto barroco: el interior estaba revestido de mármoles policromados, estucos y marcos dorados; el techo atirantado estaba oculto por una bóveda pintada al fresco por grandes pintores de la época. El 4 de agosto de 1943 la iglesia fue destruida casi por completo por un ataque aéreo. El evento fue tan devastador para los napolitanos que se compuso una canción al respecto: " Munastero 'e Santa Chiara / tengo' o core dark dark ... / Pero pecché, pecché todas las noches, / penzo a Napule comm'era, / penzo a Napule comm'è ... " La iglesia fue reconstruida y restaurada según el estilo gótico original y diez años después, el 4 de agosto de 1953, fue reabierta al culto.



Hoy el único testimonio barroco lo representa el piso construido entre 1761-1763 sobre un proyecto de Ferdinando Fuga. Este, siguiendo la repartición del techo, dividió el suelo en tres partes: en el centro se encuentra el escudo de armas de los soberanos compuesto por lirios angevinos y bandas aragonesas, mientras que a los dos lados hay una estrella de ocho puntas. Los mármoles preciosos utilizados son: mármol blanco de Carrara, brecha de Serravezza, amarillo de Vero na, blanco y rojo de Francia, negro y amarillo de Portovenere.


Beata María Cristina de Saboya

Reina del Reino de las Dos Sicilias "La Reginella Santa" (1812-1836)

La tumba de la Beata María Cristina de Saboya (Cagliari 14 noviembre 1812 - Nápoles 31 enero 1836) se encuentra en la capilla de S. Tommaso, último a la derecha, antes del presbiterio. El 6 de mayo de 1937 el Papa Pío XI reconoció el carácter heroico de las virtudes cristianas de la Sierva de Dios, quien fue beatificada el 25 de enero de 2014 en este Basílica de Santa Clara.



Museo Santa Chiara

El museo forma parte del itinerario de visita del complejo religioso de Santa Chiara; permite comprender la evolución del conjunto a través de las preciosas obras de arte que atestiguan las distintas épocas de su vida. El museo está compuesto por objetos, esculturas y obras decorativas: cada uno de ellos cuenta su propia historia y un fragmento de la historia de la iglesia y del monasterio. Este fue el principio inspirador en la preparación del museo. El museo está ubicado en los bajos del ala oeste del claustro de mayólica, sobre un yacimiento arqueológico preexistente. Su objetivo es conectar los diferentes elementos que conforman el conjunto de Santa Chiara: arqueología, historia, arquitectura y arte.



El itinerario de visita consta de seis etapas: la entrada, la sala arqueológica (que incluye la visita al área arqueológica externa, la sala de historia, la sala de mármol y, en el segundo piso, la exposición de relicarios, esculturas de madera y telas). Se encuentra la sala arqueológica, en esta sala se encuentra una parte del conjunto termal que se extiende hacia el exterior, entre el monasterio y la muralla, en la sala también se encuentra una impresionante columna nervada de mármol cipollino descubierta durante la excavación. Los elementos arquitectónicos expuestos son materiales reutilizados, que se emplearon para construir la iglesia de Santa Chiara y los monumentos funerarios.



Al comienzo de la sala de historia se encuentran los bustos de los fundadores del complejo religioso, Roberto de Anjou y Sancha de Mallorca. De acuerdo con el principio inspirador de la preparación, existen soportes narrativos generales y relacionados con una sola obra que ayudan a comprender la historia del complejo, que también proporciona evidencia de imágenes. En la última sala hay una exposición de fragmentos que proceden casi exclusivamente de la iglesia. Aunque esos elementos han sido sacados de su contexto original, aún transmiten su fuerza expresiva. Entre las obras más significativas se encuentra el friso en bajorrelieve que representa la leyenda de Santa Catalina, cuyos restos se han colocado según la reproducción fotográfica a tamaño natural del friso, tal como estaba antes de su destrucción. Otras esculturas importantes proceden de la capilla Cito-Filomarino, mientras que otros muchos fragmentos proceden de las balaustradas de los balcones de las celdas de las Clarisas. La blancura rigurosa del mármol de la sala se contrapone al ambiente precioso y cálido que otorgan las maderas policromadas, la plata y los tejidos brocados de terciopelo y seda expuestos en el segundo piso. El objetivo de este museo no es sólo proteger y conservar las obras. pero también para servir de referencia para el estudio y análisis en profundidad. El museo debe entonces ser considerado como un museo en evolución, un laboratorio abierto donde recorrer la historia del complejo de Santa Chiara.


LA VIDA COTIDIANA EN EL MONASTERIO: LA CERÁMICA

En la zona termal salieron a la luz muchos productos cerámicos, pero son pocas las ánforas de época romana. Salvo un único fragmento que data de la Alta Edad Media, la mayoría de las cerámicas están fechadas entre los siglos XIII y XIX y pueden vincularse a la vida cotidiana del convento.



La Baja Edad Media está representada por escasos fragmentos de cerámica común y vidriada y mayólica. La mayoría de los productos expuestos datan de la época posmedieval, como los fragmentos del siglo XV tazas probablemente importadas de la zona árabe española. Pocos ejemplos de mayólica policromada pueden fecharse en el siglo XVI, como algunos platos producidos en la ciudad de Montelupo (Toscana) o en Castelli (Abruzos).

Las coronas decorativas de estilo compendiario azul y amarillo de Castelli y Nápoles se pueden fechar entre los siglos XVI y XVII. También hay ejemplos de cerámica marmoleada, probablemente procedentes del centro de Italia. Los productos blancos y azules de Liguria se remontan a la primera mitad del siglo XVIII, lo que demuestra la importación de cerámica genovesa en Nápoles, según informan los documentos.

Muchos fragmentos monocromáticos de mayólica están fechados entre los siglos XVII y XVIII, pero no es posible establecer una fecha precisa. Hay pocos ejemplos de mayólica del siglo XIX, entre los que destacan las tapas con las iniciales de Santa Chiara.


EL COMPLEJO DE SANTA CHIARA

En el sur de Italia, durante el siglo XIII, el poder de la Orden de San Benito decayó mientras aumentaba la importancia de la orden de los dominicos y de los Frailes Menores: Carlos II y su esposa María de Hungría, que eran devotos de los dominicos, fundó la iglesia de San Domenico Maggiore, mientras que Roberto de Anjou y Sancha de Mallorca fundaron tres complejos franciscanos, entre los cuales el complejo de Santa Chiara.



En 1310 se iniciaron las obras para la construcción de la iglesia y el convento de los Frailes Menores, bajo la dirección de Leonardo i Vito y, más tarde, de Gagliardo Pri mario. En 1312, Que en Sancha obtuvo la autorización para añadir un monasterio para las Clarisas al complejo, con los Frailes Menores administrando los sacramentos y otros servicios de atención espiritual para ellas.

Por lo tanto, el complejo de Santa Chiara es un raro ejemplo de doble convento. Las dos partes del complejo eran contiguas pero totalmente separadas; de hecho, cada parte tenía su propia entrada así como su propio coro en la iglesia. La única conexión era la reja de la confesión en el muro fronterizo entre los conventos. En 1924 los Frailes Menores se trasladan al convento de las Clarisas habiendo disminuido el número de monjas que pasan al convento contiguo en 1937.



La ciudadela monástica está rodeada de altos muros e incluye cinco claustros, de los cuales sólo se pueden visitar dos: el claustro "grande" y el claustro de San Francisco, del siglo XIV. El claustro de los Frailes Menores y los dos claustros de servicio no se pueden visitar por las normas de clausura. La extensión y la grandeza del conjunto quedan claramente reflejadas en el Plano de Nápoles de 1775 del Duque de Noja.


LA IGLESIA DE SANTA CLARA

La iglesia recuerda las iglesias fortificadas occitanas, aunque solo sea una hipotética reconstrucción de la iglesia original realizada después del devastador incendio de 1943. De hecho, es diferente de la original: las paredes internas desnudas de hoy fueron inicialmente totalmente pintadas al fresco, como se muestra en las imágenes de archivo. Fue Giotto quien pintó los frescos de la iglesia con las "historias del Antiguo y Nuevo Testamento" y los "episodios del Apocalipsis". Además, importantes escultores como Tino di Camaino y Giovanni y Pacio Bertini realizaron las tumbas para los Anjous. El coro fue construido en el siglo XVI.



Durante el siglo XVIII, la iglesia pasó de ser de estilo gótico a estilo barroco: el interior fue totalmente decorado por los artistas más importantes de la época, como Giuseppe Bonito y Francesco De Mura; se construyó una bóveda con frescos falsos, cambiando la relación entre la altura y el ancho del espacio interior; las antiguas ventanas góticas se transformaron en ventanales con vanos circulares en la parte superior: se abrió la entrada lateral con el portal y la escalera de mármol y Ferdinando Fuga diseñó el nuevo pavimento.


EL FUEGO

El 4 de agosto de 1943, un ataque aéreo golpeó el complejo de Santa Chiara dañando gravemente la iglesia: las bombas incendiarias transformaron rápidamente la iglesia en llamas. Paradójicamente, el sistema utilizado para preservar las obras de arte de los bombardeos agravó los daños: tablas de madera y mimbres rellenos de arena y algas que cubrían el altar y las tumbas avivaron el fuego y agudizaron los daños causados ​​por el derrumbe del techo de madera y la fusión de placas de plomo que cubren la iglesia.



El fuego ardió durante seis días.

Las bóvedas, las pinturas y los frescos fueron destruidos y muchas decoraciones de mármol quedaron reducidas a pedazos. Las clarisas salvaron valientemente algunas obras de arte y objetos religiosos importantes como relicarios, mientras que otros fragmentos de obras de arte y monumentos encontrados entre las ruinas fueron reunidos en un almacén del monasterio, hasta ser expuestos en este museo.


LA RECONSTRUCCIÓN

La restauración de la iglesia comenzó con la reconstrucción del techo. Las estructuras de hormigón triangulares con pintura de imitación de madera sustituyeron a las vigas de madera que fueron destruidas durante el incendio.

En cuanto al revestimiento, se construyó con placas de cobre, tras la ineficaz elección de los azulejos. La tendencia cultural de la época, el estado de la iglesia y la pérdida de la decoración barroca influyeron en la restauración al estilo del siglo XIV.



Se restauraron los muros góticos, así como elementos estructurales, como pilares y arcos, y elementos decorativos, como el rosetón de la fachada, las ventanas ajimezadas y fragmentos de pinturas del siglo XIV. En la medida de lo posible, se recompusieron las tumbas angevinas.

El 3 de agosto de 1953, diez años después del incendio, la iglesia fue reconsagrada y reabierta. Además, se diseñó un sello para esta ocasión.


El Claustro de Mayólica

El amplio espacio cuadrilátero del claustro está rodeado por un pórtico cubierto por crucerías de aristas vivas y arcos agudos sostenidos por pilares octogonales.



Los frescos de la pared datan de la primera mitad del siglo XVII y describen episodios del libro del Génesis, la vida de los santos y la vida en el monasterio. De 1739 a 1742 el claustro fue totalmente transformado por el arquitecto Domenico Antonio Vaccaro. Decidió levantar el nivel del jardín y dividirlo en cuatro sectores separados por dos caminos cubiertos por una pérgola; en los sectores había huertos de cítricos y un jardín rústico.



Los caminos estaban rodeados por pilares octogonales, entre los que se colocaban los asientos. Los pilares, los asientos y las paredes internas están revestidos con creaciones de mayólica policromada de Donato y Giuseppe Massa. Entre bóvedas y decoraciones, las escenas mitológicas, marineras y campestres crean el mismo ambiente agradable que caracteriza la vida en el convento.


LA DISPOSICIÓN EXTERNA DEL COMPLEJO

En el siglo XIV, la ciudadela de Santa Chiara ya estaba rodeada de murallas para proteger a las monjas de clausura, con las puertas principales en la calle Santa Chiara y en la calle San Biagio. Siempre ha habido casas y talleres al abrigo de las murallas, aunque ya en 1321 el Papa Juan XXII había prohibido la construcción de tales edificios y en 1338 Roberto de Anjou dictaba unas normas sobre la edificación alrededor del conjunto. A pesar de las prohibiciones, muchas casas fueron construidas a lo largo de los siglos, como queda patente en el plano de Antony Lafrery (siglo XVI) que muestra cómo esos edificios casi suprimieron el campanario y la fábrica monumental. El bombardeo de 1943 dañó también los edificios a lo largo de la muralla y la puerta del siglo XIV con el canalón de una piedra ígnea llamada Piperno. El profesor Mario Canino sugirió demoler fábricas y muros frente a la iglesia y ampliar la plaza Gesù Nuovo con el obelisco Immacolata y el campanario de la iglesia de Santa Chiara en sus extremos, pero el proyecto de reconstrucción de los muros y preservación de la Se prefirió la puerta a su solución: la puerta se colocó al revés con respecto a su posición original y el jardín se colocó en el patio interior. En cambio, se aceptó la propuesta del profesor Roberto Pane: sugirió reconstruir los talleres con un pórtico para que la iglesia se viera desde la plaza. Luego se eliminó el pórtico y, en 1973, se colocó la puerta en su posición original, siguiendo el proyecto del profesor Roberto Pane y el profesor Roberto Di Stefano.


EL CONVENTO DE LOS FRAILEROS MENORES

El convento se construyó junto con la iglesia y es más pequeño que el convento de las Clarisas. Desde 1937 alberga monjas de clausura por lo que no está abierto al público. El claustro principal se caracteriza por ojivas y arcos rebajados probablemente procedentes de Siena. A través del pórtico occidental se podía acceder al refectorio ya la sala capitular. Esta última sala se utiliza ahora como coro de las Clarisas y está decorada con un fresco de Lello da Orvieto (alrededor de 1340) que describe a Jesús en el trono entre los santos, con Roberto de Anjou y la reina Sancha debajo de ellos. Giotto pintó al fresco "La Mesa del Señor" (alrededor de 1330) en la sala que inicialmente fue el refectorio pero que se transformó en la sala del Sacro Consejo Real y entre 1474 y 1540 se utilizó como sede de la corte suprema. En la encuesta que Gaetano Genovese escribió en 1864, la habitación se indicaba como "espacio de alquiler"; últimamente, cuando el convento reclamó su propiedad, se convirtió en museo. Finalmente, después de la Segunda Guerra Mundial y tras las transformaciones, la sala se convirtió en el oratorio de las Clarisas al que se podía acceder desde la plaza Gesù Nucvo.

En la planta superior del convento se encuentra el dormitorio que mantuvo su característica austeridad a pesar de las radicales obras de restauración. En el convento se conserva el velo de Santa Clara.


RELICARIOS

Los documentos informan que Roberto de Anjou y Sancha de Mallorca encargaron la realización de varios relicarios para la iglesia de Santa Chiara, entre los cuales un relicario de oro de cinco libras y una onza de peso y otro relicario de oro con piedras preciosas Juana I se comprometió en 1348 y luego regresó a el monasterio; lamentablemente no queda ninguno de estos objetos. El objeto restante más antiguo es un busto de plata de San Bartolomé fechado en 1470. 



El cofre reliquia de San Antonio de Egipto y los relicarios de Lorenzo Cavaliere (1729) y Andrea De Blasio (1735) son los únicos objetos restantes que datan del siglo XVII. y el siglo XVIII, cuando Santa Chiara compitió con la Capilla del Tesoro de San Gennaro y la iglesia de Gesù Nuovo en encargos de objetos de plata. 



Los bustos relicarios de madera de colores provienen probablemente de las iglesias de los monasterios suprimidos, en particular de los monasterios de Donnaromita y Donnalbina suprimidos a principios del siglo XIX, y de los monasterios de Donnaregina, Sapienza y Divino Amore suprimidos después de 1860, de los cuales las monjas escapó para encontrar un refugio en el complejo de Santa Chiara.


El Belén del siglo XVIII

El Belén Napolitano conservado en el Conjunto Monumental de Santa Chiara formaba parte de una serie de belenes creados en Nápoles en el siglo XVIII, durante el reinado de Fernando VI de Borbón, quien apreciaba mucho esos belenes. En los belenes napolitanos, la tradición quiere que la Natividad no quede aislada, sino consagrada en una escena que describa en detalle la típica sociedad napolitana de la época. Este realismo se nota precisamente en los detalles: desde las telas, que luego se usaban para confeccionar ropa, hasta platos de mayólica; desde los expresivos ojos de vidrio de las figuras hasta los paisajes de Campania que se muestran en el escenario.



Por tanto, la escena no solo describe el Santo acontecimiento, sino también la Nápoles del siglo XVIII, que se convierte también en protagonista, con sus talleres, edificios y figuras. Dentro de este contexto realista, las figuras sagradas fueron creadas según la tradición figurativa cristiana. La Natividad, el centro de la composición, está ambientada en un templo romano en ruinas. Esta elección simboliza el nacimiento de la nueva era cristiana sobre las ruinas del paganismo, y también el gran interés por la arqueología generado por los descubrimientos de Ercolano y Pompeya a principios de siglo.


Entradas populares de este blog

Cantillon, la legendaria cervecería de Bruselas

MONASTERIO SANTA CATALINA. Arequipa, Perú

Parque Arqueológico de Pompeya