Castillo Chambord


En 1519, en el corazón de las tierras pantanosas de Sologne surge un palacio, el castillo de Chambord, justo aquí.  

Francisco I, un rey muy joven, ordenó su construcción. Se trata de una obra arquitectónica monumental que el rey gusta de mostrar a soberanos y embajadores como símbolo de su poder, inscrito en la piedra. La disposición del castillo y sus decoraciones se diseñaron en torno a un eje central: la famosa escalera de doble revolución, inspirada en Leonardo da Vinci, una espiral ascendente que conduce de la planta baja a las terrazas rematadas por la torre linterna.  



No fue hasta el reinado de Luis XIV cuando se completó el edificio. Fue también durante este periodo cuando se urbanizaron los alrededores del castillo. Se construyeron establos fuera del castillo y el río Cosson, que atraviesa el recinto, se canalizó en parte para sanear el lugar. 

El Rey Sol se alojó varias veces en el castillo con su corte. Molière incluso estrenó aquí su comedia más famosa, Le Bourgeois gentilhomme, el 14 de octubre de 1670, en presencia de Luis XIV y de la corte.  

En el siglo XVIII, se emprendieron obras para mejorar el interior del castillo. Luis XV lo utilizó para alojar a su suegro Stanislas Leszczynski, rey de Polonia en el exilio, entre 1725 y 1733, y después al mariscal de Sajonia, como recompensa por su victoria militar en Fontenoy (1745). 

La necesidad de dar calor y confort al edificio llevó a los distintos ocupantes a amueblar el castillo de forma permanente y a equipar los pisos con paneles de madera, parqué, falsos techos y pequeños armarios. 

Durante la Revolución, el castillo fue saqueado y el mobiliario vendido, pero el monumento escapó a la destrucción.   

El castillo privado de Chambord estuvo abandonado durante un tiempo antes de que Napoleón lo donara al mariscal Berthier en 1809 en agradecimiento por sus servicios. Berthier permaneció allí poco tiempo, y su viuda no tardó en pedir permiso para vender la gran residencia, que se encontraba en mal estado. 

En 1821, el complejo de Chambord fue ofrecido al duque de Burdeos, nieto del rey Carlos X, mediante una suscripción nacional. Los acontecimientos políticos le obligaron a exiliarse y le impidieron vivir en el castillo. Sin embargo, tomó el título de "Conde de Chambord" y abrió el monumento a los visitantes. No descubrió su propiedad hasta 1871, durante una breve estancia allí, cuando escribió su famoso "Manifiesto de la bandera blanca", que le llevó a rechazar la bandera tricolor y, por tanto, el trono. Sin embargo, desde la distancia, el conde de Chambord prestó gran atención al mantenimiento del castillo y sus jardines. Encargó la administración de la propiedad a un mayordomo y emprendió importantes campañas de restauración. A su muerte, en 1883, el castillo fue heredado por sus sobrinos, los príncipes de Borbón-Parme.

Influencia de Leonardo da Vinci en el castillo

Tras la batalla de Marignano, Francisco I descubrió las maravillas de la arquitectura italiana y la obra de Leonardo da Vinci. A su regreso a Francia en 1516, Francisco I invitó al maestro italiano a permanecer en la corte francesa como "Primer Pintor, Arquitecto e Ingeniero del Rey". Su influencia en el diseño del castillo de Chambord puede apreciarse en la comparación entre las opciones arquitectónicas que tomó (la planta centrada de la torre del homenaje, la presencia de una escalera de doble revolución, un sistema de letrinas con doble fosa y conducto de ventilación, la impermeabilización de las terrazas, etc.) y los bocetos que hizo en sus cuadernos. Sin embargo, la mayoría de los historiadores del arte no le reconocen como el único diseñador del castillo: es más probable que se le considere como un arquitecto asesor que sugería ideas y trabajaba en colaboración con Domenico di Cortona, los maestros albañiles y los futuros supervisores de las obras. El maestro italiano falleció el 2 de mayo de 1519 en el castillo de Clos Lucé, en Amboise, cuatro meses antes de la inauguración oficial de las obras de Chambord.


Refugio de obras de arte

El castillo y sus terrenos son propiedad del Estado desde 1930. En 1939, tras la orden de evacuación de los principales museos de París, incluido el Louvre, miles de obras de arte fueron enviadas en convoyes a once castillos y abadías del centro y oeste de Francia, entre ellos Chambord. El castillo, cerrado al público, albergaba miles de obras de arte, principalmente de colecciones públicas francesas, para protegerlas de los bombardeos y la codicia nazi. Con 4.000 m3 de cajas almacenadas en junio de 1944, Chambord se convirtió en el mayor de los 83 depósitos utilizados para albergar obras de arte durante el conflicto. Piezas icónicas como la Gioconda de Leonardo da Vinci, La Libertad guiando al pueblo de Delacroix y el tapiz de La Dama y el Unicornio fueron escondidas en Chambord. Gracias al celo de conservadores y responsables del patrimonio, los tesoros nacionales sobrevivieron indemnes a la guerra, transformando Chambord en un museo imaginario.

La doble escalera de caracol, la joya de la corona del castillo

En el corazón del edificio, en la encrucijada de los grandes salones, se alza una majestuosa escalera ante la que todos los visitantes se maravillan y asombran al mismo tiempo: la doble escalera de caracol. Formada por dos barandillas caladas que serpentean una sobre otra alrededor de un núcleo central, está iluminada lateralmente desde los grandes ventanales de las salas en forma de cruz. Sirve a las plantas principales del torreón hasta las terrazas. Desde allí, una estrecha escalera de caracol conduce a lo alto de la torre de la linterna. Los visitantes quedan asombrados por el lugar que ocupa la escalera en el edificio: es como la "columna vertebral" del edificio. Todo gira en torno a ella y se adapta a sus dimensiones.  Esta fue sin duda la mayor innovación de Chambord en una época en la que las escaleras de caracol solían estar empotradas en la fachada -como la escalera exenta del castillo de Blois- o discretamente alojadas en la mampostería. En segundo lugar, los visitantes no son inmediatamente conscientes de la existencia de dos rampas ni de la forma en que se enrollan las dos espirales. Algunos se sorprenden al ver desaparecer a alguien en mitad de una subida, mientras que otros se divierten (¡o desesperan!) al intentar alcanzar a los demás después de haber tomado dos rampas diferentes. Los "juegos" y la "magia" de la escalera de desfile del castillo de Chambord cobran vida. 

Los dominios del castillo

El castillo de Chambord y su bosque fueron concebidos desde el principio por Francisco I como una finca. Con 5.440 hectáreas, el Dominio Nacional de Chambord es el mayor parque amurallado de Europa. Alberga una flora y una fauna excepcionales.  Desde el inicio de las obras de construcción del castillo en 1519, Francisco I adquirió las tierras de cultivo adyacentes al bosque de Boulogne, al norte del Cosson, para crear el parque. Se anexionaron así más de 2.500 hectáreas de tierras de labranza. En 1645, Gaston d'Orléans, hermano del rey Luis XIII, amplió la propiedad y terminó la construcción de la muralla que la rodea. La finca alcanzó entonces su tamaño actual.  Hoy en día, las principales especies arbóreas de la finca son el roble y el pino silvestre, y también incluye bosques, páramos de brezo, estanques, prados y humedales, 200 hectáreas de tierras de cultivo, 160 hectáreas de prados y 200 hectáreas de tierras de aldea. 

Horarios, precios y resto de espectáculos aquí.

D.S. y N.V.

Entradas populares de este blog

TAC 2020. ConTACto: gala de danza

Mentir lo Mínimo. L´été de Vaour 2021

Z el camino de la libertad (El Zorro). AVIÑÓN 2023

Les frères Colle. Aviñón 2021

La flauta mágica (Mozart). Théâtre du Capitole de Toulouse

Parque Arqueológico de Pompeya

Sonoma. Aviñón 2021

Festival des Lanternes. Blagnac 2021

MONASTERIO SANTA CATALINA. Arequipa, Perú

Cantillon, la legendaria cervecería de Bruselas