Castillo Chenonceau

El Castillo de Chenonceau, también conocido como el "Castillo de las Damas", es una joya del Renacimiento francés que ha perdurado a lo largo de los siglos como un símbolo de elegancia, poder y cultura. Situado en el Valle del Loira, en el corazón de Francia, justo aquí, este magnífico castillo ha sido testigo de la historia de la nación, desde intrigas de la corte hasta conflictos armados y revoluciones políticas. En esta extensa redacción, exploraremos la historia, la importancia en épocas pasadas y la repercusión del Castillo de Chenonceau a lo largo de los siglos.



Orígenes y Construcción

El Castillo de Chenonceau tiene sus raíces en el siglo XII, cuando se construyó un modesto castillo fortificado en el lugar, que se utilizaba principalmente como puesto de peaje en el río Cher. Sin embargo, la versión que conocemos hoy en día comenzó a tomar forma en el siglo XV. En 1513, Thomas Bohier, superintendente de Finanzas del rey Francisco I de Francia, adquirió el castillo y decidió emprender una ambiciosa empresa de renovación.

El trabajo de construcción, que continuó durante varios años, transformó el castillo en una obra maestra arquitectónica del Renacimiento francés. El castillo se construyó sobre el río Cher, con una serie de arcos y pilares que le dan la apariencia de flotar sobre el agua. Los elegantes jardines se diseñaron siguiendo las tendencias del Renacimiento italiano, con parterres geométricos, fuentes y terrazas.

Catalina de Médici y Diana de Poitiers: Las Damas de Chenonceau

Uno de los aspectos más notables de la historia de Chenonceau es su asociación con dos poderosas mujeres que influyeron significativamente en el destino del castillo: Catalina de Médici y Diana de Poitiers.

Catalina de Médici (1519-1589): Catalina, la reina consorte de Enrique II, se convirtió en propietaria de Chenonceau tras la muerte de su esposo en 1559. Durante su tiempo como propietaria, realizó importantes adiciones al castillo, incluyendo la construcción de la famosa Galería de las Damas, que atraviesa el río Cher y se convirtió en el suntuoso escenario de numerosas festividades y eventos de la corte.

Diana de Poitiers (1499-1566): Diana fue la amante de Enrique II y obtuvo Chenonceau como regalo de su amante. Su influencia se refleja en la elegancia y el diseño de los jardines, así como en la decoración del castillo. Su emblema, el monograma de las letras "H" y "D" entrelazadas, se puede ver en muchas partes del castillo.

La rivalidad entre Catalina y Diana por el control del castillo simboliza la intriga y la política de la corte francesa en el siglo XVI. Aunque enemigas en la corte, ambas dejaron una huella indeleble en Chenonceau, y sus contribuciones artísticas y culturales se mantienen en la estructura y los jardines del castillo.


El Castillo en Épocas de Guerra y Paz

El Castillo de Chenonceau también desempeñó un papel importante en los acontecimientos históricos de Francia durante los siglos XVI y XVII.

Las Guerras de Religión: Durante las Guerras de Religión que asolaron Francia en el siglo XVI, Chenonceau fue testigo de conflictos y luchas de poder entre católicos y protestantes. En 1560, Catalina de Médici utilizó el castillo como lugar de refugio y negociación en un intento de poner fin a la violencia religiosa.

Época de Luis XIV: En el siglo XVII, durante el reinado de Luis XIV, el castillo sufrió una serie de transformaciones y restauraciones que lo hicieron más suntuoso. Sin embargo, perdió parte de su relevancia política y se convirtió en un lugar de retiro y esparcimiento para la nobleza.

El Siglo XVIII y la Revolución Francesa

Durante la Revolución Francesa, Chenonceau experimentó un período de incertidumbre y peligro. A pesar de la hostilidad hacia la aristocracia, el castillo fue protegido de la destrucción gracias a la intervención de Louise Dupin, la esposa del propietario de ese momento. Louise convenció a los revolucionarios de que el castillo tenía valor cultural y arquitectónico, y logró salvarlo de la demolición.


Chenonceau en el Siglo XIX y el Siglo XX

A lo largo del siglo XIX, Chenonceau pasó por varias manos y fue sometido a restauraciones y renovaciones. Sin embargo, el castillo comenzó a atraer a visitantes de todo el mundo, convirtiéndose en un importante destino turístico.

Durante la Primera Guerra Mundial, el Castillo de Chenonceau se convirtió en un hospital militar, y en la Segunda Guerra Mundial, fue utilizado como vía de escape entre las dos zonas ocupadas por los alemanes, gracias a su ubicación sobre el río Cher.

De hecho en 1940, cuando las fuerzas alemanas invadieron Francia, se estableció una línea de demarcación que dividía el país en dos zonas: la ocupada por los alemanes y la zona libre, controlada por el gobierno colaboracionista de Vichy. Chenonceau quedó ubicado justo en la línea de demarcación, lo que lo convirtió en un lugar estratégico.

 El Castillo de Chenonceau se ganó una reputación como un lugar de escape clave para las personas que intentaban cruzar la línea de demarcación entre las zonas ocupadas y la zona libre. Esto se debió a su ubicación única sobre el río Cher, que servía como un punto de cruce relativamente seguro. Durante la guerra, muchas personas, incluidos refugiados, miembros de la resistencia y pilotos aliados derribados, utilizaron el castillo como una vía de escape para evadir a las autoridades alemanas.

Durante la guerra, el Castillo de Chenonceau fue utilizado como hospital militar y refugio para soldados heridos, tanto aliados como alemanes. El personal médico y las enfermeras, bajo la dirección de la Sra. Simone Menier, se encargaron de cuidar a los heridos y brindar atención médica. Este acto humanitario permitió salvar vidas en medio del conflicto.

Tuvo vínculos con la resistencia francesa. Varios miembros de la resistencia utilizaron el castillo como base de operaciones o como lugar de reunión. Su ubicación estratégica cerca de la línea de demarcación lo convirtió en un punto de encuentro ideal para planear acciones de resistencia y movimientos de tropas clandestinos.

Durante la Segunda Guerra Mundial, muchos monumentos históricos y lugares de valor cultural en Europa fueron dañados o destruidos. Sin embargo, el Castillo de Chenonceau fue protegido de la destrucción gracias a su utilidad como hospital y refugio. Las autoridades alemanas respetaron su estatus como un sitio de asistencia médica y refugio, lo que permitió que el castillo sobreviviera en buen estado.



Chenonceau en la Actualidad

Hoy en día, el Castillo de Chenonceau es uno de los castillos más visitados de Francia, y su elegancia y belleza continúan cautivando a los visitantes de todo el mundo. El castillo alberga una rica colección de mobiliario, pinturas y objetos de arte, y sus jardines meticulosamente cuidados son una delicia para los amantes de la horticultura.

Más información sobre las entradas aquí.

D.S. y N.V.

Entradas populares de este blog

TAC 2020. ConTACto: gala de danza

Mentir lo Mínimo. L´été de Vaour 2021

Z el camino de la libertad (El Zorro). AVIÑÓN 2023

Les frères Colle. Aviñón 2021

La flauta mágica (Mozart). Théâtre du Capitole de Toulouse

Parque Arqueológico de Pompeya

Sonoma. Aviñón 2021

MONASTERIO SANTA CATALINA. Arequipa, Perú

Festival des Lanternes. Blagnac 2021

Cantillon, la legendaria cervecería de Bruselas