WILLIAMS/ZIMMER, en el palau de la música catalana. BARCELONA


Estos dos personajes, Williams y Zimmar, tienen la peculiaridad de haber sido escuchados por casi toda la población del planeta, independientemente del país, que guste o no la música clásica o sus películas. 

Son tantas las bandas sonoras famosas que han compuesto estos dos genios, que uno se hace la pregunta de si queda algún otro director de orquesta que haya compuesto algo también famoso. 

En el ambiente nacional, Alberto Iglesias es un poco como ellos, con sus múltiples Goyas y bandas en películas reconocidas por el público español.

En este caso, tanto el estadounidense como el alemán han revolucionado la música, haciendo que gente que nunca compraría un álbum de música instrumental, lo hagan por el placer de recordar la película que envolvían. De hecho, eso es lo que ocurrió en el Palau de la Música de Barcelona y de la mano de NK Prodarte, un ambiente perfecto entre música e imágenes que veíamos en la pantalla (detrás de los músicos). La gente adoró lo que vio y escucho, desde el sitio a los recuerdos de las imágenes y la música, el público estaba levitando en sueños. Si el concierto hubiera durado 4 horas, nadie se habría dado cuenta.

Uno se quedaba "embobado" recordando cuando vio la película, o sintiendo cosas que sin explicación, nos unían en un ambiente en el que nadie se durmió (imposible por la energía de las notas, aunque sorprendente ya que la figura del "dormilón" está siempre presente en los conciertos de música de partituras clásicas).

Intentaremos no hacer el juego de palabras siguiente: el Palau es un lugar de película para escuchar bandas sonoras de films, pero es que la realidad es esa, el edificio da para crear una película, una versión catalana del Fantasma de la Opera. Para un primerizo en este edificio, entrar y ver la cúpula provoca un orgasmo visual, belleza y falsa simetría es lo que se reconoce. Una lámpara tragaluz realizada en vidrio azul, con un escenario flanqueado por figuras no idénticas a ambos lados, en donde se pueden observar las correas de los caballos, y en algunos sitios las pezuñas crean ambientes "raros", de película de Alex de la Iglesia.

La función de música fue llevada por la batuta del director de la Hollywood Symphony Orchestra, que es una gran orquesta sinfónica estadounidense con sede en Los Ángeles, California.  

La HSO se dedica a interpretar partituras clásicas, contemporáneas y de estreno mundial de cine, televisión y videojuegos, y está formada por músicos de grabación de los estudios cinematográficos de Hollywood y de la escena de conciertos de Los Ángeles. 


Muchos de los músicos aparecen en las notas originales de las grabaciones de las partituras de las películas que se presentan en el escenario. Los conciertos suelen incluir un gran coro masivo de la zona de Los Ángeles, co


n lo que la población sobre el escenario llega a alcanzar los 140 instrumentistas y cantantes. Antes de 2006, esta orquesta era principalmente una orquesta de grabación, acreditada ya en las notas de cartel como The Robe (1953).  Reactivada por su entonces Director Artístico John Scott, la HSO sigue disfrutando de cada oportunidad de celebrar las obras de los más grandes compositores de medios visuales.


Algunas de las obras presentadas son: Star Wars, Indiana Jones, Harry Potter, Gladiator, Origen, Sherlock Holmes, Piratas del Caribe, The Dark Knight, ET, Pearl Harbord.


Entradas populares de este blog

Mentir lo Mínimo. L´été de Vaour 2021

Les frères Colle. Aviñón 2021

La flauta mágica (Mozart). Théâtre du Capitole de Toulouse

MONASTERIO SANTA CATALINA. Arequipa, Perú

Cantillon, la legendaria cervecería de Bruselas

Parque Arqueológico de Pompeya

Work. L´été de Vaour 2021

Sonoma. Aviñón 2021

Ben-Hur. Aviñón 2021

EL PARAÍSO DEL BAMBÚ Y LA GUADUA. EJE CAFETERO, COLOMBIA